Taxistas bajo un mismo patrón

La Junta fija un vehículo por licencia y titular, obliga a disponer de contador en grandes municipios y autoriza solo los traspasos

M. D. T.SEVILLA
El taxímetro será obligatorio en pueblos con más de diez mil habitantes./
El taxímetro será obligatorio en pueblos con más de diez mil habitantes.

El Gobierno de la Junta aprobó ayer el reglamento de los servicios de transporte público de viajeros en turismo, los taxis, para que su actividad se rija por una norma homogénea en toda la Comunidad. La norma, consensuada con organizaciones del sector, los sindicatos, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias y los consumidores, afectará a una flota de 10.000 taxis.

El decreto establece, entre otros aspectos, la vinculación de la licencia a una sola persona y a un solo vehículo, de modo que el titular no podrá arrendarla, cederla o transmitirla. Sólo 105 de las licencias actuales no son de personas físicas. Se establece un plazo de 15 meses para que se adapten a la norma.

La consejera de Obras Públicas, Josefina Cruz Villalón, explicó que la compra venta de la licencia está prohibida, aunque sí se permite el traspaso a un familiar, siempre que este acredite su capacidad para conducir el vehículo y cumpla los requisitos, u a otra persona. Los ayuntamientos tendrán derecho de tanteo en estos casos. Los taxistas sí pueden tener asalariados.

La adjudicación de las licencias se realizará por concurso y a este sólo se podrán presentar personas físicas con permiso de conducir e inscritas en la Seguridad Social. Los ayuntamientos siguen siendo los competentes en la adjudicación. En los municipios de más de 5.000 habitantes se exige dedicación plena y exclusiva a la profesión.

Los taxis de poblaciones de más de 10.000 habitantes tendrán la obligación de llevar contador. Esta medida afectará a 2.200 vehículos. El número de los que disponen de taxímetro asciende a 6.500 aproximadamente, los de las grandes ciudades. Aunque hay excepciones. La consejera de Obras Públicas citó como ejemplo el de Marbella, cuyos taxis no llevan contador pese a ser una gran ciudad con más de 140.000 habitantes y el doble en verano. El plazo para su instalación es de dos años.

Los vehículos también deberán adaptarse de forma progresiva para transportar a personas con discapacidad. Al menos el 5% de la flota de cada municipio deberá estar adaptada antes de 2017.

Sobre las tarifas, los ayuntamientos seguirán teniendo la competencia de fijar los precios en los trayectos urbanos. Cada ciudad, por tanto, cobrará distinto. Los ayuntamientos podrán, como ahora en muchas ciudades, establecer tarifas en los servicios con destino o regreso de aeropuertos, puertos y estaciones ferroviarias o de autobuses. La Junta establecerá los precios en los trayectos interurbanos.

Taxis de nueve plazas

Cruz Villalón contó que ha habido un gran debate sobre el número de plazas autorizadas. Por regla general, no se permitirán más de cinco por vehículo. Pero habrá excepciones en los municipios pequeños, de gran dispersión poblacional o costeros, en los que se pueden autorizar turismos con hasta 9 plazas. Estos podrán aplicar tarifas individuales a los usuarios.

La creación del Consejo Andaluz del Taxi y la figura del área territorial conjunta, donde los taxistas podrán hacer carreras en los municipios que la integren, son otras de las novedades reivindicadas por el sector que se atienden. La Junta imprimirá 12.000 copias del reglamento una vez que se publique en el Boletín Oficial de la Junta (BOJA).

Más noticias de Andalucía, pinchando aquí.