"A mí no me quita nadie del tabaco"

Es la tónica común, sin excepciones: los granadinos no han dejado de fumar obligados por la Ley Antitabaco

CARLOS BALBOAGRANADA
Si hay que salir fuera del local de copas a fumar, se hace. Y mejor en compañía.: GONZÁLEZ MOLERO/
Si hay que salir fuera del local de copas a fumar, se hace. Y mejor en compañía.: GONZÁLEZ MOLERO

El hombre es un animal de hábitos y como tal, le cuesta desprenderse de ellos. Muchos granadinos y granadinas comparten uno que ha sido puesto en jaque en el último año: el del tabaco. Pues bien, solo un 10% del total de fumadores que había en la provincia el 1 de enero de 2011, cuando entró en vigor la Ley Antitabaco, ha abandonado el vicio. El resto se mantiene firme en su postura.

La opinión es unánime en la ciudad: "no dejamos de fumar a pesar de la ley". Todos los cuestionados aluden a la salud como el motivo principal por el que cambiarían uno de los aspectos que más condicionan la vida adulta. Ni siquiera el hecho de no poder fumar en locales cerrados les ha animado a hacer lo contrario. Algunos son tajantes: "A mí nadie me quita del tabaco", esgrimen, mientas que otras reconocen que si bien lo han "pensado", no se han atrevido a dar el paso definitivo.

El momento de quedar en un bar, restaurante o local de copas supone el principal inconveniente a sobrellevar para los fumadores. Se ven obligados a salir a la calle a echarse un pitillo, algunas veces en compañía, y muy a pesar del frío. Eso sí, muchos negocios ya han incorporado terrazas habilitadas para este tipo de clientes, caldeando con estufas el ambiente. Todo sea por el fumador, que no ha abandonado al hostelero.