El alcalde de Granada inaugura 'La piedad' de Eduardo Carretero en homenaje a las víctimas de la Guerra Civil

La obra ha levantado recelos en la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, para quien la obra no representa a todas las víctimas

IDEAL.ESGRANADA
Inauguración de la escultura en el cementerio de Granada :: GONZÁLEZ MOLERO/
Inauguración de la escultura en el cementerio de Granada :: GONZÁLEZ MOLERO

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ha inaugurado el conjunto escultórico 'La piedad', una obra dedicada a la memoria de las víctimas de la Guerra Civil. La obra, inspirada en la piedad de Miguel Ángel, ha sido inaugurada sólo un día después de la entrega de la medalla de oro de la ciudad a Carretero, quien recogió el galardón visiblemente emocionado. Eduardo Carretero ya explicó el porqué de la estatua en el cementerio, "porque allí es donde la paz, el silencio y la tierra nos iguala a todos", dijo el artista cuando se anunció el encargo.

La obra ha levantado recelos en la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, para quien la obra no representa a todas las víctimas. Aunque el nombre del grupo escultórico y la imagen que proyecta pueden llevar a relacionarla de forma alegórica con una Piedad, lo que llevó a IU a rechazarla como homenaje a las víctimas por considerarla un "icono católico" que puede herir las creencias individuales, su autor ha negado cualquier vínculo religioso.

"La Piedad -en alusión a su obra- es un sentimiento, no una imagen religiosa", ha señalado a los periodistas Carretero, que ha dicho que la escultura "no es bonita porque no fue bonito el momento que representa", y que con ella ha querido dejar constancia entre los jóvenes de lo que fue la contienda para que no se repita.

Pero lo que lleva a la Asociación de la Memoria Histórica a rechazar su instalación en el camposanto no es tanto el supuesto sentido religioso de la escultura, que respetan desde el punto de vista artístico, como que el Ayuntamiento, del PP, respalde esta iniciativa y otras como la de dedicar una plaza al autor de un monolito a Primo de Rivera, pero se oponga en cambio a poner, en memoria de las víctimas, una placa en la tapia del cementerio, donde dicen tener documentado el fusilamiento de cerca de 4.000 personas.

"Nosotros respetamos la escultura, pero que nos respeten la placa", ha indicado a Efe Francisco Vigueras, portavoz de la asociación, que dice hablar en nombre de los familiares de los represaliados a los que representan cuando rechazan también el lugar del cementerio, dedicado a la memoria histórica, en el que se ha instalado la obra, junto a "una especie de búnker en el que no hay referencia alguna a las víctimas del franquismo", según sostiene.

Sobre el rechazo del Ayuntamiento a instalar esa placa se ha pronunciado tras el acto el concejal de Patrimonio, José María Guadalupe (PP), quien ha indicado a los periodistas que la tapia en cuestión, pese a lo que sostiene la asociación basándose en un estudio de la Universidad de Granada, es posterior a 1936.

El alcalde, José Torres Hurtado (PP), ha agregado que la instalación de la placa es algo que debe decidir la corporación, pero que en cualquier caso, la escultura inaugurada hoy "simboliza el recuerdo de todas las víctimas de aquella horrible guerra".

"Hay quienes queremos olvidar sin dejar de recordar e ir hacia la reconciliación, y otros que quieren rememorar y hurgar en el conflicto", ha opinado el alcalde, para quien la obra simboliza "la reconciliación de los españoles" y recuerda "a todas las víctimas".

Durante el acto, el poeta Juan de Loxa ha solicitado al alcalde que acepten instalar la placa en la tapia del cementerio, petición a la que se ha sumado José Miguel Castillo, que fue concejal durante la época del socialista Antonio Jara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos