Rafael Alba, el hombre que grabó la paliza a la salida de una discoteca de Granada, presenta una denuncia

Elogia la colaboración ciudadana para identificar a los agresores y dice que en España "no se cree en la Justicia"

JUAN RAMÓN OLMOSGRANADA
Rafael Alba, con la denuncia en la mano, en el lugar de la paliza. / J.R.O./
Rafael Alba, con la denuncia en la mano, en el lugar de la paliza. / J.R.O.

Rafael Alba, el hombre que grabó la brutal paliza cometida a la salida de una conocida discoteca de Granada , no ha querido esperar más y ha presentado una denuncia por los hechos de los que fue testigo el pasado domingo. Este abogado ha criticado que ni la Fiscalía ni la Policía hayan intervenido de oficio en este asunto y ha justificado que las víctimas de la agresión no quisieran denunciar la paliza: "El problema de fondo es que nadie cree en la Justicia, como estos chicos".

Provisto de la demanda que iba a presentar en los juzgados de La Caleta acompañada de un DVD con una mejor calidad de la agresión, Alba ha elogiado en el lugar de la paliza la colaboración ciudadana para identificar a los culpables, como en el grupo de Facebook creado a tal efecto: "La noticia es ésa, que mientras el Estado no interviene, la sociedad sí se moviliza".

Vídeo de la pelea

Relato

Eran más de las siete de la mañana del pasado domingo 23 cuando Rafael Alba escuchó un tremendo alboroto en la calle. Diez jóvenes amenazaban a tres almerienses en la puerta de una discoteca situada en Avenida de Constitución, en Granada. "Nada más empezar la trifulca cogí la cámara y me puse a grabar. Justo entonces, empezó la pelea". Efectivamente, la banda más numerosa comenzó a asestar golpes a uno de los visitantes hasta que lo dejaron tirado en el suelo. "Otro de los almerienses -relata Rafael-, que en el vídeo se aparta hacia la izquierda, llama a la Policía Nacional y, el tercero, intenta protegerle hasta que él también recibe duros golpes". Una de las chicas, incluso, grita "¡mátalo!" mientras se quita el zapato y clava el tacón al joven, inmóvil en el suelo.

Al terminar la pelea, Alba bajó a la calle y le mostró el vídeo a las víctimas para que supieran que podían contar con él para denunciar a sus agresores. "Los almerienses me dijeron que había sido por celos. Los chicos esperaron a la policía, que llegaron unos minutos después y les tomaron declaración, al igual que a mí. Sin embargo, la Policía dijo que si la otra parte no denunciaba, ellos no abrían diligencias. Después, los jóvenes decidieron ir a la estación de autobuses para volver a su ciudad".

Rafael, a la espera de que la Policía o las propias víctimas le pidan el vídeo, decidió colgarlo en Youtube "para crear conciencia". Junto al vídeo añadió el siguiente texto: "Pelea 23 de enero de 2011 7am, a la salida de una discoteca. Se ruega a policía, jueces y fiscales, que abran diligencias de oficio para identificar y juzgar a los participantes en esta pelea. Si alguien los identifica, debe denunciarles. No es admisible en un Estado de Derecho que nadie se tome la justicia por su mano; si el agredido hizo algo mal, se le detiene y se le denuncia, pero no se le puede linchar en la calle como lo hicieron.