Real Madrid - Sevilla: Las polémicas según Mourinho

Real Madrid y Sevilla se enfrentaron en el último partido liguero que concluyó con triunfo blanco en un polémico partido

A. M. BADÍA

Real Madrid y Sevilla se enfrentaron en el último partido liguero del año, en el que el equipo de Mourinho consiguió alzarse con la victoria en un encuentro polémico, no solo dentro del campo, sino también fuera. La actuación del colegiado Clos Gómez y la posterior rueda de prensa de Mourinho, dejaron al Real Madrid en el centro de la polémica, aunque eso sí, con tres puntos más.

El Sevilla llegaba al Bernabéu con la necesidad de puntuar y lo hacía dirigido por Gregorio Manzano, actual entrenador del equipo hispalense que no consiguió lograr su quinta victoria ante el Real Madrid en la casa blanca. Se plantó bien en el campo y ejerció la presión suficiente para evitar que al Madrid le saliera algo, y lo consiguió. El partido fue aburrido, lento y sin ninguna imaginación en medio campo, pero a pesar de ello, el Real Madrid Sevilla de la jornada 16 está dando mucho que hablar. Por la polémica actuación del colegiado Clos Gómez, por el altercado del descanso y por la rueda de prensa de Mourinho.

Clos Gómez desató la ira del banquillo del Real Madrid en más de una ocasión. Mourinho presentó en rueda de prensa un escrito, que no quiso leer, en el que se reflejaban todos los errores arbitrales del encuentro. 13 errores en total, entre ellos fueras de juego y faltas no señaladas, pero lo que más dolió durante el encuentro fue la injusta expulsión de Carvalho y el penalti no señalado a Granero.

El central portugués del Real Madrid vio la segunda amarilla por darse un cabezazo con Negredo en un salto en el minuto 64, mientras que Granero cayó derribado por Escudé en el área defendida por Palop cuando el jugador del Sevilla le agarró de la cintura impidiéndole el remate a la media vuelta. A pesar de ello Di María consiguió el gol de la victoria para un Real Madrid con 10 jugadores.

Esta no es la única vez que la actuación del colegiado Clos Gómez da que hablar en Chamartín. En 2008 el árbitro ya dejó una polémica actuación en el derbi madrileño. Atlético de Madrid y Real Madrid se veían las caras en un encuentro en el que Van Nistelroy acabó expulsado y con un gol anulado. A Raúl, Gómez le anuló otros dos tantos.

En el descanso los protagonistas de la trifulca no fueron los jugadores, sino los integrantes del cuerpo técnico del Sevilla y el Real Madrid. Las acusaciones verbales concluyeron con el delegado de campo madridista, Agustín Herrerín, en el suelo tras un empujón del preparador de porteros, Silvino Louro.

En rueda de prensa, Mourinho volvió a defender a sus jugadores y pidió el apoyo de su club, él no es el único que debe dar la cara. Por ello no habló del papel que la directiva le había pasado para criticar la actitud del árbitro y por ello decidió pedir una reunión con Florentino, saltándose a Jorge Valdano con quien parece que las cosas no marchan del todo bien.