Brote de sarampión en Granada: Salud completa este viernes la comunicación a las familias obligadas a vacunar a sus hijos

Tres nuevos casos, entre ellos el de un bebé, elevan a 49 el número de afectados por el virus

EFEGRANADA

La Delegación de Salud de la Junta en Granada ha contactado ya con la mayoría de las 35 familias obligadas por un juez a vacunar a sus hijos menores de edad para frenar el brote epidémico de sarampión iniciado en un colegio de la capital, contactos que culminará este viernes con el envío de burofaxes al resto.

Tres nuevos casos, entre ellos el de un bebé, elevan a 49 el número de afectados por el virus, en su mayoría menores de edad, han informado fuentes de la Delegación de Salud.

Según han indicado fuentes judiciales, el Juzgado Contencioso Administrativo 5 de Granada, de donde partió la orden a petición de la Delegación de Salud, no ha recibido de momento ningún recurso contra la medida, que es recurrible en apelación.

En cualquier caso, la resolución judicial, que decreta la vacunación forzosa de esos 35 menores, es de aplicación inmediata, por lo que de optar alguna de las familias por interponer un recurso -para lo que dispondrán de un plazo de 15 días- tendrán que hacerlo una vez hayan dado cumplimiento a la orden vacunando a sus hijos, según fuentes sanitarias.

La consejera de Salud, María Jesús Montero, ha dicho este viernes que confía en que se pueda completar la vacunación contra el sarampión de la treintena de menores de Granada pendientes de hacerlo, después de que lo haya decretado un juez y por la "buena disposición" que han expresado las familias afectadas.

Los 35 menores a los que el juez ha ordenado vacunar son del colegio de Infantil y Primaria "Gómez Moreno" del barrio del Albaicín, donde se detectó el brote a principios de este mes.

Cinco de ellos no han sido vacunados y los padres de los treinta restantes no han presentado la cartilla de vacunación infantil, lo que ha obligado a que, por primera vez desde que la Consejería de Salud tiene conocimiento, se haya tenido que recurrir a la autoridad judicial para que decrete una vacunación forzosa, que en casos como el sarampión es voluntaria.