Jérez del Marquesado, supervivientes y rescatadores se reúnen 50 años después

Dos de los supervivientes del accidente aéreo de miembros de la marina de EEUU han regresado al municipio, donde se han reunido con algunos de los vecinos

EFEJÉREZ DEL MARQUESADO
Vista del lleno en el acto de homenaje a los rescatadores de los norteamericanos. / J. J. PÉREZ/
Vista del lleno en el acto de homenaje a los rescatadores de los norteamericanos. / J. J. PÉREZ

Dos de los supervivientes del accidente aéreo de miembros de la marina de EEUU ocurrido hace 50 años en Sierra Nevada han regresado este jueves a Jérez del Marquesado, donde se han reunido con algunos de los vecinos del municipio granadino, ya ancianos, que participaron en su rescate.

En una multitudinaria conmemoración, que ha contado con la presencia del embajador de Estados Unidos en España, Alan D. Solomont, unos emocionados James Frank Zaio y Francis John Rup han agradecido a sus rescatadores y al pueblo de Jérez la solidaridad y la valentía demostradas que les permitieron salir con vida de la sierra.

El accidentes se produjo en marzo de 1960 cuando un avión cuatrimotor estadounidense que procedía de Nápoles se estrelló a unos 2.600 metros de altitud en plena Sierra Nevada. Todos los ocupantes pudieron ser rescatados ilesos o heridos por los habitantes de Jérez.

"Es motivo de gran emoción poder darle las gracias, desde el fondo de nuestros corazones, a la gente que salvó nuestras vidas", ha señalado hoy Zaio, quien tras cinco décadas ha vuelto junto a su compañero Rup muy cerca del lugar donde se produjo el accidente, en el que fueron rescatados veintidós marines más.

El embajador norteamericano he elogiado también la labor de estos lugareños, a los que ha calificado como un tipo especial de "héroes", por tratarse de personas "normales" que protagonizaron un hecho "extraordinario".

Conmemoraciones

Durante el homenaje, que ha marcado el inicio de una serie de actos conmemorativos que se celebrarán hasta el próximo 7 de septiembre, han participado además algunas de las personas que ayudaron a rescatar a los accidentados, que han rememorado algunas de las experiencias vividas.

"Los lamentos de aquellos hombres se volvieron sonrisas, si hubo dificultades, éstas quedaron difuminadas por la satisfacción mutua", ha recordado un portavoz de los rescatadores, que se han mostrado "orgullosos" del feliz desenlace de lo que pudo ser una tragedia.

Por su parte, el alcalde de Jérez del Marquesado, Antonio Gámez Martos, se ha referido a otros rescatadores ya fallecidos y ha señalado que lo acaecido "se acerca al milagro", lo que ha atribuido a la virgen patrona del pueblo, Nuestra Señora de la Purificación "La Tizná".

"No hay barreras en el tiempo ni en la distancia para fortalecer los lazos de amistad", ha manifestado el regidor ante una abarrotada plaza, que en las próximas fiestas será utilizada para los toros y en la que han resonado los himnos de España y Estados Unidos.

"Americanos, os recibimos con alegría"

Como si de una escena de la película 'Bienvenido, Mister Marshall' se tratara, los norteamericanos han sido recibidos con efusivos aplausos por los lugareños, que no han dudado en fotografiarse con algunos marines, agasajarles con productos típicos de la tierra y fandangos locales y decorar algún que otro balcón con la bandera estadounidense.

En los próximos días, también se inaugurará el "Sendero Solidario El Avión", de dificultad media-alta y unos doce kilómetros, diseñado con el mismo recorrido que los hombres de esta tierra hicieron para rescatar a los marines con vida en la madrugada de una intempestiva noche de marzo de 1960.

Fue el 8 de marzo de 1960 cuando un avión cuatrimotor norteamericano procedente de Nápoles y con destino a Rota sufrió un accidente en Sierra Nevada, en la cota aproximada de los 2.600 metros de altitud, en el término municipal de Jérez del Marquesado.

Todos los ocupantes sobrevivieron al grave accidente, algunos ilesos y otros heridos de muy diversa consideración, pero no hubo ni una sola víctima mortal.

En medio de la oscuridad de la noche, con nieve y fuerte ventisca, parte del pueblo de Jérez del Marquesado y su comarca se movilizó solidariamente y, poniendo en riesgo sus vidas, rescataron y evacuaron a todos los ocupantes con vida.