Periodistas exiliados denuncian en Granada que Marruecos "asfixia" a la prensa independiente

Los periodistas han pedido a la Unión Europea que pida a Marruecos "que cumpla sus compromisos internacionales en el dominio de la Justicia y los derechos humanos"

EFEGRANADA

Periodistas marroquíes que viven en el exilio han denunciado que el objetivo de la política de prensa del régimen marroquí es "asfixiar a la prensa independiente" a través de penas de cárcel y sanciones económicas, sobre todo en relación con noticias que afectan a la imagen del rey y su entorno.

En un acto celebrado en la asociación de la prensa de Granada, coincidiendo con el inicio de la cumbre euro-marroquí, el periodista Ali Lmrabet, que tiene prohibido ejercer su profesión en Marruecos entre 2005 y 2015 por un artículo publicado en la prensa española, ha señalado que en su país de origen se intenta "que no hablemos de la monarquía" que, ha afirmado, cuenta con un presupuesto 28 veces superior a la Casa Real española.

Los periódicos en los que ha trabajado este profesional han sido cerrados por el régimen de Rabat, que ha multiplicado "los retrocesos y las crispaciones en el terreno de la libertad de prensa", sobre todo desde julio de 2009, según Reporteros sin Fronteras.

Ali Lmrabet ha destacado, sin embargo, que pese a que "te cortan las manos y te cortan la lengua", los profesionales pueden expresar en los medios europeos e internacionales sus ideas, al igual que en Internet pese a que también se ha incrementado la persecución a 'bloggers' marroquíes.

El encuentro también ha contado con la presencia de Ali Amar, un periodista que tuvo que abandonar el pasado 4 de febrero su país, después de ser amenazado de cárcel y desposeído de sus bienes "en tres días", según él mismo ha contado.

El seminario fundado en 1997 por él y Aboubakr Jamaï, 'Le Journal Hebdomadaire', fue prohibido varias veces por, entre otras cuestiones, entrevistas con el líder del Frente Polisario, siendo, según los profesionales, el problema del Sáhara Occidental uno de los temas sobre los que más censura se produce.

En la asociación de la prensa, también ha estado presente una hija de Kaddour Terhzaz, un franco-marroquí de 72 años que está encarcelado desde hace 16 meses por haber expresado su solidaridad con unos pilotos marroquíes que habían sido prisioneros de guerra durante 25 años.

Los periodistas han pedido a la Unión Europea que pida a Marruecos "que cumpla sus compromisos internacionales en el dominio de la Justicia y los derechos humanos".

Desde 1999, periodistas marroquíes han acumulado penas de hasta 28 años de cárcel, mientras que sobre los medios de comunicación han recaído multas de hasta dos millones de euros por delitos relacionados con las libertades de opinión y expresión.

Fotos

Vídeos