De la tala de árboles al 'Tontódromo' de los Ochenta

F. A.MOTRIL

El afán del motrileño por rebautizar sus espacios urbanos le llevó a denominar 'Tontódromo' al popular paseo de las Explanadas durante la década de los Ochenta. En él existieron y se ubican aún algunos de las referencias hosteleras de la ciudad y albergó las principales fiestas de la población (agosto y octubre) entre 1914 y 1980. Desde 1971 acogió, durante varias ediciones, la popular 'feria verde', cuya instalación fue precedida por la polémica tala del arbolado preexistente. Sin embargo, la construcción de las Explanadas como espacio público data de 1846. Se diseñó sobre los restos de una antigua salitrera y habría que esperar casi cuarenta años antes de que se plantasen allí los primeros árboles.

En aquella época se delimitó en dos niveles. En los años Setenta del pasado siglo el alcalde Juan Antonio Escribano Castilla le dio una nueva fisonomía al paseo, primando el colorido de miles de flores plantadas y que incluyó la obra efímera de los castilletes erigidos para la semana verde de los primeros años, con estanques incluidos, antes de llegar a la definitiva reforma impulsada por Molina Navarrete, antes de las primeras elecciones municipales democráticas.