La reina Fabiola disfruta de Motril

La monarca descansa estos días en Villa Astrida, su residencia en Playa Granada, protegida por la Policía Nacional y sus escoltas y rodeada del clima que le conviene

LAURA UBAGOMOTRIL
Agentes de policía vigilan la finca de Playa Granada donde la reina Fabiola pasa unos días. /MARÍA ZAFRA/
Agentes de policía vigilan la finca de Playa Granada donde la reina Fabiola pasa unos días. /MARÍA ZAFRA

Motril y la reina Fabiola de Bélgica han tenido oportunidad de mostrarse su cariño mutuo. La última visita pública de la monarca fue a finales del verano de 2008 con motivo del festival de música sacra en honor a su difunto marido, el rey Balduino. Hacía quince años del fallecimiento del monarca y la ciudad costera quiso ponerle su nombre al paseo marítimo y recordarle con especial entrega.

Dicen los que estuvieron en esta ocasión a su lado que la reina siempre estuvo cercana, atenta, amable y con buen humor.

Para la segunda edición del festival -celebrada principios de este mes- la reina anunció que no podría acudir por sus problemas de salud.

Sin embargo, la reina ha sorprendido con una visita privada a Motril que comenzó el día 15 de octubre y que concluirá mañana lunes, según apuntan las previsiones.

La pista de su presencia en Villa Astrida, su residencia de Playa Granada, la ha dado la intensa presencia policial, ya que agentes de una unidad especial de la Policía Nacional de la capital vigilan la finca noche y día acompañados por los escoltas de la reina. Los vecinos dicen que incluso han llegado a ver a un cámara de televisión y una reportera -con aspecto de extranjeros- grabando en la puerta de la casa.

Desde el entorno de la reina, cuando la disculparon por no poder asistir al festival de música sacra de este año, expresaron que en cuanto tuviera mejoría como para coger un avión, vendría a Motril porque este clima le sienta muy bien por su tipo de dolencia.

Antes de que comenzase el festival, a principios de octubre, los reyes Balduino y Fabiola de Bélgica entraron a formar parte de la galería de personajes ilustres que están retratados en el salón de protocolo del Ayuntamiento de Motril. El cuadro muestra al difunto monarca y a la reina Fabiola cogidos de la mano, en un gesto que era muy habitual.

Deseo de ver el cuadro

Cuando la reina se enteró de la existencia de la pintura, expresó por carta su deseo de verla. Pero, desde el Ayuntamiento, aunque sabían de su presencia en Motril estos días, no han querido importunara ni ponerse en contacto con ella para no romper su tranquilidad.

La última visita privada de Fabiola a Villa Astrida -que se sepa- fue en abril de 2007. Por entonces, llevaba dos años sin visitar su residencia de verano, situada en Playa Granada.

En esta residencia donde solía pasar los estíos junto a su esposo, falleció Balduino, el 31 de julio de 1993, durante unas vacaciones. Murió a los 63 años víctima de una parada cardiorrespiratoria. Fue el doctor granadino Carlos Aguado quien sobre las 19.30 horas de ese día anunció a la reina Fabiola el fallecimiento de su esposo.

Los veranos de los reyes de Bélgica están en la memoria de muchos motrileños que vivieron anécdotas junto a ellos ya que eran cercanos con el pueblo.