Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Costa

COSTA

La sierra de Lújar, devastada por el incendio más grave del siglo XX en la Costa,recupera ya su masa forestal y protagoniza una lucha para que sea parque natural

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El 'gigante gris' renace de sus cenizas
La sierra de Lújar se está regenerando y podrá ser parque natural si se reúnen 5.000 firmas. /JAVIER MARTÍN
Federico Rubio tenía diez años en el verano del 78. Nunca se le olvidará la noche del martes 18 de julio. Sus padres le llevaban al cine de verano de Almuñécar desde Motril y en la recta de Salobreña, su padre detuvo el coche en el arcén para contemplar una visión fantasmagórica: La sierra de Lújar ardía con tal intensidad que su resplandor llegaba a iluminar la falda sur de Sierra Nevada.
Parecía como si todos los montes que rodean la Costa estuvieran envueltos en lenguas de fuego que rozaban el cielo. «En el aire se escuchaba un rugido sordo... Visto de lejos parecía el fin del mundo», rememora 'Fede'. Durante tres días, la costa granadina se sumió en una extraña semipenumbra y una permanente lluvia de 'pavesas', envueltas en temperaturas sofocantes y una visión dantesca cuyo resplandor llegó a ser visible no solo desde Almería o Málaga, sino hasta desde Melilla. Impresionante.
Pero para los pueblos y núcleos ubicados en la cara norte del 'gigante gris', como Órgiva o hasta el mismo Vélez Benaudalla, la tragedia medioambiental y económica tocaba a las puertas de las casas.
Más de diez mil hectáreas de bosque y monte bajo se volatilizaron en el mayor incendio que recuerda la provincia del Granada. El segundo, en el siglo XX para esta sierra, y el que permanece en la retina de muchos ciudadanos de la costa y interior, junto a los de Cázulas, el Conjuro o Chaparral.
Han pasado 31 años. Y en las cumbres de la inmensidad de Lújar todavía pueden verse, u otearse en la altitud, cientos de troncos tumbados y casi pétreos, sobre los que se extiende un manto verde de increíble profusión y en plena pre-pubertad de su desarrollo.
La sierra se regeneró sobre sus cenizas y hoy es el símbolo de la esperanza de la recuperación de un espacio que, en aquellos calurosos días de julio del 78, se asemejó al infierno.
«La sierra nos habla y dice muchas cosas -explica Francisco Tarragona, doctor en Ciencias, experto en biodiversidad y licenciado en Geológicas- pero lo principal es que el pinar se ha regenerado de forma natural».
Según Tarragona, sería conveniente ahora y una vez que se está recuperando, el plantear un aclareo en determinadas zonas y, en otros sitios, recuperar otras especies autóctonas. Los pinares que existían antes del incendio del 78 eran de repoblación. «Lújar sufrió deforestación intensa a causa de la minería y de la tala indiscriminada de masa arbórea para convertirla en combustible de los ingenios azucareros», explica Tarragona.
Pero, en cualquier caso, el modelo de auto regeneración de Lújar es válido. En principio y durante varios años es importante ver cómo se recupera el monte y, a partir de esa auto regeneración luego se pueden plantear otras actuaciones.
Barrera con la Alpujarra
La sierra de Lújar, la gran mole pétrea que separa la Alpujarra de la costa de Granada, no debe sucumbir más a desastres medioambientales de la envergadura del incendio del 78.
La asociación 'Buxus', un auténtico bastión de la lucha por la preservación de nuestros principales espacios naturales (ahí está el ejemplo de la charca de Suárez, en Motril), está empeñada en que este gran área sea declarado parque natura.
«En principio, esta sierra es la gran desconocida del sur de la provincia -explica Tarragona- aunque desde hace dos años estamos realizando una campaña tratando de que se la reconozca como parque natural, con exposiciones en Órgiva, Gualchos, Lújar o en la facultad de ciencias; conferencias a cargo de los autores del libro o itinerarios guiados».
Por lo pronto, hacen falta 5.000 firmas para llevarlas al Parlamento Andaluz. Una baza importante, según Tarragona, es que la delegación de medio ambiente es «favorable a esta propuesta».
Así, este sería un gran reconocimiento a la sierra que tuvo que aguantar la fiereza de las llamas y que ahora sale adelante con mucha fuerza de voluntad para ser uno de los pulmones del litoral granadino.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS