Popovic, un ex que triunfa en Subotica

J. J. A.| ALMERÍA

Dice un refrán que 'a Almería se llega llorando y cuando te vas te vas llorando'. La frase le va como anillo al dedo a Ranko Popovic. Un jugador serbio que llegó a Almería en la temporada 1995/96 y pronto, muy pronto, se ganó el cariño de la afición y la amistad de muchos almerienses.

Estuvo una temporada más, pero se quedó 'enganchado' a Almería. Tanto que es raro el verano que no aparece por esta ciudad a la que considera su segunda casa. De hecho, en la temporada 1997/98, cuando jugaba con el Sturm Graz austríaco, celebró en Almería el título de campeón de Liga con algunos compañeros.

Ranko Popovic se siente en Almería con en su casa, si bien su trabajo lo viene realizando, tras su retirada como futbolista, en su país, en Serbia. Allí ha demostrado haber aprendido en sus años de futbolista para ahora aplicar esa sapiencia con un grupo de jóvenes jugadores que ha hecho historia en su país, al 'catapultar' al Zlatibor Voda de la Segunda División B a la Primera División.

Cuando cogió al ahora Spartak Subotica, el equipo no atravesaba buenos momentos. Llegó con el año nuevo de 2007 para afrontar casi la segunda vuelta del campeonato serbio y lo hizo con buen fútbol y mejores resultados. No encajó, en ese tiempo, ninguna derrota y además con un equipo hacía ocho goles por cada gol que encajaba. En la temporada 2007/08 logró el pasaporte a Segunda A y, en la recién concluida campaña, el salto a la Primera División de Serbia.

Sus logros llegan en un fútbol en el que se «juega con una cabeza y 22 pies. Esto es un deporte de grupo y todos los que están en el campo deben pensar de una misma manera». Además, su filosofía de fútbol habla también de colectividad, de unión. «Todos juegan, los que están en la grada también y son muy importantes para lograr los objetivos», consideraba.

Y los ha logrado en Serbia, su tierra, pero los disfruta, como cada verano desde hace ya más de diez años, en Almería, donde se le quiere y tiene su 'segunda casa'.

Fotos

Vídeos