Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

JUAN ANTONIO BAYONA DIRECTOR DE 'EL ORFANATO'

Provocó escalofríos a cuatro millones y medio de espectadores. Ahora ultima un filme de terror «sobre el estado de paranoia que vivimos»
23.06.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Me he bajado alguna película»
Bayona planea rodar con Universal 'Hater'. / O. L. B.
Hace dos años, 'El orfanato' pudo con Spiderman y los Piratas del Caribe. Amasó 25 millones de euros en las salas y logró que a su joven director, Juan Antonio Bayona (Barcelona, 1975), se le quedara pequeño de golpe el cine español. 'Jota', como le llaman sus amigos, tiene ya un pie en Hollywood mientras sigue fiel a su «mentor», Guillermo del Toro. Pegado a sus cascos y su iPhone, Bayona rompió su timidez en la Seminci TV desgañitándose en un karaoke nocturno. En su voz, Camilo Sesto también provoca escalofríos.
-¿Cúales son las últimas noticias sobre 'El orfanato'?
-Me parece que el último país donde se ha estrenado es Japón. No sabría decirte en cuántos sitios se ha visto, me llegan correos de países remotos que desconozco.
-Cuando escucha que su película «no parece española», ¿le parece un halago o algo despectivo?
-Es absurdo hablar de lo que parece o no parece cine español. Quizá hace unos años tenía razón de ser, pero ahora no, ni a nivel técnico ni creativo. Siempre hemos gozado de buenos actores y técnicos, quizá nos faltaba la maquinaria de los americanos.
-Y la promoción. 'El orfanato' se publicitó hasta la extenuación.
-La previsión de gastos de publicidad y copias era la normal para una cinta española. Pero al ver la respuesta del público se incrementó. De todos modos, hablar de cifras en la publicidad siempre se utiliza de manera despectiva, como buscando ahí la razón del éxito. Cada película debe encontrar su público, mayoritario o minoritario. El director imagina su obra, pero el productor piensa en el público para rentabilizar su inversión.
-¿Cómo conoció a Guillermo del Toro?
-En el estreno de 'Cronos' en Sitges, en 1992. Le entrevisté como periodista para una radio local de Barcelona. Guillermo ha sido mi mentor, gracias a él he podido rodar 'El orfanato'. Cuando le veo compruebo que hay gente que va por delante mío, y eso es un chute de adrenalina para superarme.
-¿Sus primeros recuerdos del miedo son reales o cinematográficos?
-Cinematográficos. Recuerdo que con siete u ocho años estaba en la cama y oía los gritos que llegaban del televisor. Era una película programada por Chicho Ibáñez Serrador en 'Mis terrores favoritos', una experiencia traumática semanal. Siempre me viene a la cabeza la imagen de Frank Langella en el 'Drácula' de John Badham, reptando boca abajo por una fachada. Me costaba mucho ir al baño de mi casa. Había una ventanita junto al retrete, y creía que Drácula iba a salir por ahí.
-¿Qué placer hay en provocar miedo a los demás?
-Un placer malsano. Manipular a la audiencia resulta muy gratificante, provocar en los demás eso que yo sufrí tanto de niño... Además, ver sufrimiento en la pantalla nos ayuda a entendernos a nosotros mismos, porque esas situaciones no las vivimos en nuestra vida cotidiana.
-¿Usted pasa miedo en un cine o ya se conoce los trucos?
-La que más miedo me ha dado últimamente es una peli rumana, 'Cuatro meses, tres semanas, dos días'. Es la prueba de que no todo el cine es realista o de terror, las barreras se han roto. El público tiene una cultura audiovisual, ya no es virgen como el que disfrutó 'Psicosis' en su día. Ver algo que hayas visto antes te provoca sensaciones superficiales.
«No soy académico»
-'Variety' anunció que iba a dirigir la tercera parte de 'Crepúsculo'.
-Estuve muy cerca de hacerla, pero ocurrió un problema de agendas. Desarrollo un proyecto con Tele 5 y mi propia productora en España, y era imposible retrasar ninguno de los dos. También ultimo otro proyecto con Guillermo del Toro y Universal, 'Hater', que se rodará en Estados Unidos.
-¿Será su siguiente largometraje?
-Como dicen los americanos, estamos muy excitados, pero antes me gustaría rodar otra película en España. 'Hater' se basa en una novela del británico David Moody. Es una visión de la sociedad actual llevada al terror y evidencia los miedos en que vivimos. Trata de una epidemia de odio que se desarrolla sin ningún tipo de razón, sin atender a diferencias de clase, raza o sexo. Habla del estado de paranoia en el que vivimos y lo relaciona mucho con la prensa. De cómo la persona en grupo pierde su identidad y su capacidad de raciocinio.
-Una visión apocalíptica, como 'Hijos de los hombres' y 'A ciegas'.
-Bebe de su misma angustia, aunque será más de género, de puro terror. No sé hasta qué punto vamos a atrevernos a ser brutales en ciertos momentos.
-¿Qué le ha llamado la atención de Hollywood?
-Es una cuestión de tamaño. He aprendido de ellos a desarrollar varios proyectos a la vez. Y también que, cuanto más dinero tienen, más conservadores son. En España puedo hacer la película que tengo en la cabeza, allí el respeto te lo tienes que ganar.
-Álex de la Iglesia, presidente de la Academia, le animaba anoche entre bromas a hacerse socio.
-No soy socio de la Academia catalana, europea ni española, sin ninguna razón en particular. Es una cuestión de tiempo, nunca me he sentado a rellenar los papeles.
-¿Qué le parece su elección como presidente?
- Estoy contentísimo. Álex es un señor con una cultura cinematográfica amplísima, sus argumentos cuando defiende el cine español son apabullantes. Le quiere el público y como profesional en activo es un talento consagrado. No se me ocurre mejor presidente.
-¿Se ha bajado alguna película de Internet?
-La verdad es que alguna. Seguramente porque estaba descatalogada. Yo tengo que guardar las películas en su estuche, con la carátula original, porque si no las pierdo. Pero la razón principal para no bajármelas es que hay alguien detrás de ese trabajo. Las pago de la misma manera que me pago las bambas y los pantalones. Es una cuestión de educación.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Videos de Costa
más videos [+]
Costa
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS