La Universidad reedita en facsímil las 'Leyendas moriscas' de Guillén Robles

La obra recopila 39 relatos anónimos, fantásticos o religiosos, escritos en romance con grafía árabe entre los siglos XV y XVII

INÉS GALLASTEGUI| GRANADA
Manuel Barrios Aguilera (izquierda) presentó la obra. / G. MOLERO/
Manuel Barrios Aguilera (izquierda) presentó la obra. / G. MOLERO

La Universidad de Granada (UGR) presentó ayer la reedición facsímil de 'Leyendas moriscas' de Francisco Guillén Robles (Málaga, 1846-Granada, 1926). 'Relato del nacimiento de Jesús', 'Leyenda de la ascensión de Mahoma a los cielos', 'Maravillas que Dios mostró a Abraham en el mar', 'Recontamiento de la donzella Carcayona' y 'Batalla del valle de Yermuk' son los títulos de algunos de los 39 relatos sobre temas fantásticos, religiosos, novelescos o edificantes que recopiló en 1885 y 1886 en la Colección de Escritores Castellanos el historiador, bibliotecario y arabista.

La profesora María Paz Torres destaca en el estudio preliminar de la obra que los textos recogidos por Guillén pertenecen a la llamada literatura aljamiada -'ayamiya' es lengua extranjera en árabe-, escrita en lengua romance pero con grafía árabe.

Hay varios motivos para la pervivencia de ese alfabeto entre los siglos XV y XVII: aparte del carácter sagrado de la escritura árabe, «el deseo de ocultar el contenido de sus escritos a quienes no pertenecieran a su comunidad», según Torres. Algunos especialistas atribuyen a estos escritos el carácter de 'memoria colectiva' de una minoría amenazada. De hecho, ese ánimo de ocultación se agudizó en los años previos a la expulsión de los musulmanes; de ahí que muchos textos aljamiados hayan aparecido 'emparedados' en tabiques y falsos techos de casas de la época. Esta literatura es propia de Castilla y Aragón, mientras en Granada y en Valencia los moriscos mantuvieron su lengua hasta el final.

Los vencidos sienten

Los relatos recogidos por Guillén son en su mayoría anónimos. El primer tomo reúne las leyendas relativas a patriarcas anteriores a Mahoma. El segundo está dedicado a la figura del profeta. El tercero se consagra a sus sucesores, especialmente los califas Omar y Alí.

El autor recopiló estos textos a partir de manuscritos hallados en la Biblioteca Nacional, la Real y la de su maestro Pascual Gayangos. Y expresó claramente sus intenciones: «Muchos han narrado los varios sucesos de los moriscos; muchos han discutido la justicia y la conveniencia de su expulsión; pero contados son los escritores que penetraron en su vida íntima para revelarnos lo que creían y lo que sentían, cómo pensaban, cómo vivían; pocos son los que han traído a su proceso, abierto hace cerca de cuatro siglos, y aún no fallado en definitiva, documentos propios de los vencidos», escribió en el prólogo de las 'Leyendas'.

La obra fue editada en facsímil por la colección Archivum de la universidad granadina en 1993, pero estaba agotada desde hacía años. La reedición fue presentada ayer en la sede de la Librería de la UGR por el coordinador del congreso sobre los moriscos que Granada acogerá del 13 al 16 de mayo, Manuel Barrios Aguilera.

El profesor de Historia Moderna y de América fue durante años director de la editorial universitaria y sigue dirigiendo Archivum. Destacó que la obra de Guillén no está destinada a especialistas, pero sí a un «lector culto». La edición resulta especialmente atractiva por ser una copia facsímil en tres tomos de pequeño formato con un estuche de tela. Barrios recalcó que 'Leyendas moriscas' es una de las obras que se publicarán este año en el marco del cuarto centenario de la expulsión de los moriscos, que comenzó en 1609 y culminó en 1614.

Fotos

Vídeos