La Alhambra, de cine

La Filmoteca de Andalucía exhibe hasta junio un ciclo sobre el monumento que incluye cintas rescatadas por toda Europa

BRÍGIDA GALLEGO-COÍN| GRANADA
Joan Fontaine, en la película 'Tres historias de amor', dirigida por Hugo Fregonese en 1952. / IDEAL  La directora del Patronato de la Alhambra, Mar Villafranca, presentó ayer el ciclo de cine. / GONZÁLEZ MOLERO/
Joan Fontaine, en la película 'Tres historias de amor', dirigida por Hugo Fregonese en 1952. / IDEAL La directora del Patronato de la Alhambra, Mar Villafranca, presentó ayer el ciclo de cine. / GONZÁLEZ MOLERO

La Alhambra y el cine tienen muchos puntos en común. Entre ellos la fragilidad, el uso de la luz y la escenografía. Todos estos aspectos y cientos de detalles sorprendentes pueden comprobarse en el primer ciclo de cine que tiene a la Alhambra como protagonista, y que comienza este viernes en la Filmoteca de Andalucía con la proyección de 'El Dorado', un clásico del cine mudo francés, dirigido por Marcel L'Herbier en 1921, y fotografiado por el gran Luois Delluc, padre del impresionismo fílmico. Acompañará las imágenes la música en directo del cuarteto EntreCuerdas.

Tres años han sido necesarios para rescatar joyas cinematográficas de esta categoría, que desde ahora pasan a ser propiedad del Patronato de la Alhambra para ponerlas a disposición de todos los interesados 'a un golpe de clic' tras su digitalización, según dijo ayer Mar Villafranca.

Toda una labor de «arqueología cinematográfica» realizada por el historiador de cine y documentalista Carlos Martín, tras una exhaustiva investigación que lo ha llevado desde filmotecas de nuestro país al British Film Institute (Londres), el Archivo Gaumont-Pathé (París), el Instituto Luce de Roma o la Deutsche Kinemathek (Berlín), por citar algunos ejemplos.

El resultado es que la Alhambra cuenta con un archivo lleno de tesoros como una linterna mágica del siglo XIX, popular aparato pre cinematográfico con imágenes del monumento, que se encontraba en el Filmmuseum de Berlín o los primeros rodajes en la Alhambra, datados en 1900 y pertenecientes al Archivo Gaumont-Pathé.

De aventuras a comedias

Bajo el título 'Primer ciclo de cine. Memoria Audiovisual de la Alhambra', se proyectarán, hasta el próximo mes de junio, desde películas de aventuras donde la Alhambra se convierte en el hollywoodiense Bagdad medieval de 'Las mil y una noches' en 'Simbad y la princesa' (1958), a comedias como 'Delirios de grandeza' (1971), con Yves Montand o Louis de Funès, dirigidos por Gerard Oury.

Otra joya es el documental británico que sigue a Andrés Segovia probando su guitarra, por la noche, en distintos patios de la Alhambra.

Los jardines y estancias que ocupó Washington Irving también fueron decorado en películas de Carmen Sevilla como 'Violetas Imperiales', de 1952, dedicada a la vida de la emperatriz Eugenia de Montijo; 'María de la O', de 1938, protagonizada por Carmen Amaya o, más recientemente, 'Morente sueña la Alhambra', de José Sánchez-Montes, que se proyectará el jueves, 26 de marzo.

José Val del Omar también tiene una importante presencia en el ciclo con el trabajo de Eugeni Bonet 'Tira tu reloj al agua. Variaciones sobre una cinegrafía intuida de José Val del Omar', que se proyectará el viernes, 17 de abril, y que en su momento fue concebido como homenaje en el centenario del cineasta.

Jefes de estado

Además de servir de escenario cinematográfico, el 'orientalismo' de la Alhambra fue utilizado por diversos jefes de estado para estrechar lazos, como en el caso de Franco y el rey Hasán de Marruecos, según dijo ayer Carlos Martín.

Una película que el investigador destacó fue 'Rocío y los detonadores' (1972), dirigida por Fernando García Tola, una producción de TVE donde Rocío Jurado tiene el extraño poder de hacer estallar una bomba atómica con los agudos de su garganta. Se proyectará el sábado, 4 de junio.

Juliette Binoche también rodó en la Alhambra, concretamente un pasaje del drama psicológico 'Alice y Martín' (1998), dirigida por André Techin, que se proyectará el jueves, 30 de abril.

El Patronato de la Alhambra tiene previsto organizar más ciclos que pongan al alcance del público otras obras donde el conjunto monumental queda plasmado en el celuloide. Uno de estos ciclos estará dedicado a Washington Irving.