«Hermana, hermano, adelante con el renacimiento y la liberación»

El partido en gestación, que abraza la Constitución, se dirige también a todos los inmigrantes

Q. CH. Y C. M.| GRANADA

La noticia se había movido hasta ahora en círculos muy pequeños. El portavoz del germen del nuevo partido Renacimiento y Unión redactó una especie de ideario muy genérico que lo distribuyó de manera muy selectiva.

Son cuatro folios en los que expone por qué es necesaria una formación de este corte. Se muestra moderado y se declara insistentemente constitucional y español. Renacimiento y Unión está dirigido a los musulmanes pero también a las minorías étnicas y a los inmigrantes: «Hermana, hermano, adelante con el renacimiento y la liberación, la concienciación y la meditación. Tienes que tener confianza en ti primero y después en tu partido para que puedas levantar tu voz a lo más alto. (...) Ha llegado el momento, hermana y hermano musulmán español, árabe, africano inmigrante y no inmigrante de liberarse de la humillación».

La sede estará en Granada, desde donde se abrirán sucursales en toda España con el objetivo de concurrir en las municipales de 2011: «Seguro que algún día no muy lejano, no más de treinta años, uno de nuestros hijos será alcalde, ministro e incluso presidente de la Nación».

Actúa como un líder, con un lenguaje cargado de metáforas que llama a la movilización: «Estamos equivocados y no nos veremos como los insectos que los pisan los pies de los oportunistas. No debemos dejar ninguna facilidad a los que piensan humillarnos o herir nuestro honor y nuestra personalidad y luego dejar que toquen nuestra creencia».

Sabía que la información iba a trascender. Puede que incluso lo tuviera calculado: «Si esta vez deciden trabajar deberían apoyar la creación de este partido, que pronto la noticia saldrá a la luz». Y concluye con una frase del profeta del Islam Muhammad: «El que no dice la verdad es un Satán mudo».