Santa Bárbara inicia la producción de un blindaje de vehículos militares

El plan de transformación de la compañía pretende especializar a la factoría granadina de El Fargue en productos de alto valor añadido

MIGUEL ALLENDE| GRANADA
Instalaciones de Santa Bárbara Sistemas (SBS) donde se fabricarán los innovadores blindajes. / LUCIA RIVAS/
Instalaciones de Santa Bárbara Sistemas (SBS) donde se fabricarán los innovadores blindajes. / LUCIA RIVAS

Santa Bárbara Sistemas (SBS), empresa armamentística integrada en el grupo multinacional norteamericano General Dynamics, ha iniciado en fechas recientes en su factoría granadina de El Fargue, la producción de un innovador sistema de blindaje para diferentes tipos de vehículos militares, que utiliza en exclusiva elementos cerámicos con un tratamiento especial y que son capaces de absorber fuertes impactos de explosivos e incluso de una gran variedad de armas convencionales.

Tal y como ya adelantó IDEAL en diciembre del pasado año, este y otros productos han exigido la implantación de una moderna tecnología para su fabricación, que entra dentro de la estrategia de la compañía de ampliar las capacidades de SBS hacia nuevos negocios que cuentan con mayores posibilidades para ampliar la cadena de valor de sus productos.

A tenor de la información facilitada a este periódico por SBS, este innovador sistema de protección, denominado HPA -sus siglas en inglés- es propiedad de la compañía austríaca Steyr-SFF, que como Santa Bárbara está integrada también en el grupo General Dynamics. La citada empresa ha transferido a SBS toda la tecnología necesaria para que pueda empezar a fabricar en España este tipo de blindaje especial, cuya efectividad ya está certificada por expertos internacionales y que está llamada, sin duda, a salvar la vida de muchos soldados.

Con la implantación de este sistema especial de protección, cualquier vehículo militar -ya sea de carácter ofensivo como un carro de combate o de transporte de tropas-, mejora de forma sustancial su seguridad frente a un ataque con armamento convencional o con explosivos de diferente tipo. Algo que sin duda será de gran utilidad a los diferentes cuerpos de las Fuerzas Armadas de España en las misiones que desempeñan en la actualidad en distintos puntos del planeta y que se ven sometidas al hostigamiento de ejércitos, guerrillas y elementos terroristas que actúan en las zonas donde están destinadas bajo mandato de la ONU.

Gran maleabilidad

El producto en cuestión que ya se fabrica en la factoría de El Fargue está basado, según las mismas fuentes de SBS, en una tecnología de composites cerámicos dotados del mencionado tratamiento especial para absorber impactos. Su diseño está destinado a preservar la cohesión de las placas que pueden ser instaladas y retiradas fácilmente, sin requerir entrenamiento o herramientas especiales. El mencionado HPA, por tanto, representa no sólo una gran protección para los soldados que desarrollan su labor en el interior de los vehículos blindados o no, sino que puede colocarse en el exterior o interior de los mismos. Desde Santa Bárbara Sistemas se añade al respecto que la elaboración de este tipo de material, a diferencia del acero, permite darle formas y tamaños muy diferentes, que se acoplan a cualquier vehículo al que dan una protección especial sin aumentar su peso de forma significativa, con lo que a su vez no le restan movilidad alguna.

Los primeros lotes que salgan de la fábrica de SBS en El Fargue irán a parar a vehículos Pandur II 8x8, que han sido contratados por las Fuerzas Armadas de Portugal. Este tipo de vehículo pertenece a la familia de blindados ligeros que desarrolla Steyr-Daimler-Puch y que se utilizan para el transporte de personal. En 2003, el grupo General Dynamics se hizo cargo de esta empresa y desde entonces desarrolla diferentes programas.

Muy demandado

La versión básica del Pandur II está preparada para transportar a un conductor, un artillero, un comandante y seis soldados con todo su equipamiento. Las versiones más modernas permiten ampliar la capacidad a doce personas. El vehículo, totalmente anfibio, ha sido demandado ya por los ejércitos de países como Polonia, Austria, Portugal o la República Checa. No es descartable que España haga lo propio en el corto plazo, dado el éxito que está teniendo en el mercado internacional.

La factoría granadina de SBS no sólo producirá el mencionado sistema de blindaje, sino que será también la encargada del ensamblaje del producto y de las pruebas finales. Colaborará estrechamente con otro centro productivo de la compañía, el que tiene en la localidad asturiana de Trubia, quien participará en la producción de estos módulos realizando trabajos en las estructuras metálicas de los mismos. Se abre paso con ello, por tanto, una colaboración estrecha entre las distintas fábricas de SBS repartidas por el territorio nacional, con el objetivo de que tales sinergias no sólo reduzcan costes, sino que garanticen las supervivencia de los que son menos rentables para la multinacional.

Fotos

Vídeos