Granada acogerá en 2010 una gran exposición sobre momias

El Parque de las Ciencias tratará de «quitar morbo» a los cuerpos conservados de forma natural o artificial que 'hablan' de la época en que vivieron y murieron

INÉS GALLASTEGUI| GRANADA
La consejera, rodeada de expertos, señala a la pequeña momia. / RAMÓN L. PÉREZ/
La consejera, rodeada de expertos, señala a la pequeña momia. / RAMÓN L. PÉREZ

El Parque de las Ciencias de Granada acogerá desde finales de 2010 la ambiciosa exposición temporal 'El mundo de las momias', que reunirá cadáveres conservados durante cientos o miles de años. El comisario de la muestra, el antropólogo de la Universidad de Granada Miguel Botella, explicó que el objetivo es difundir el valor científico de estos cuerpos que tan valiosa información aportan a los investigadores. Además, este montaje pretende contribuir a «quitar morbo» a un fenómeno -la conservación de los muertos- que casi todas las civilizaciones han compartido. La eliminación de la humedad, el frío o el calor extremos y la inyección de productos químicos son algunos de los mecanismos que contribuyen a la conservación de los cuerpos tras la muerte.

La exposición fue presentada ayer por la consejera de Educación, Teresa Jiménez, el director del Parque, Ernesto Páramo, y algunos de los mejores especialistas del mundo en el tema, que el jueves y el viernes se reunieron en Granada para definir sus contenidos. En esta producción participarán los museos de Historia Natural de Londres y Nueva York y, tras pasar por Granada, posiblemente viajará a otros museos. 'El mundo de las momias' ocupará entre 1.500 y 2.000 metros cuadrados en el pabellón del Parque donde actualmente se localiza la muestra 'Antártida', que será sustituida esta primavera.

Además de exhibir restos humanos de diferentes lugares del mundo, la exposición mostrará en qué consiste el proceso de momificación -tanto natural como artificial- y por qué las momias resultan tan valiosas para los antropólogos a través de cursos, talleres y películas

Miguel Botella, director del Laboratorio de Antropología Física de la UGR, recordó que la mayoría de la gente relaciona las momias con la cultura egipcia, pero lo cierto es que conservar los cadáveres de reyes y poderosos ha sido una preocupación constante en muchas culturas.

Conrado Rodríguez, director del Instituto Canario de Bioantropología, explicó que hay tres tipos de momificación: natural, artificial e intencionada aprovechando las condiciones naturales. Este experto reconoció que a los antropólogos y arqueólogos les interesan más las momias 'naturales': primero, porque no representan a una clase privilegiada, sino a toda la población; y segundo, porque mantienen todos sus órganos y no acumulan productos químicos, por lo que aportan más información.

Una ventana al pasado

«Si sabemos escuchar, los esqueletos hablan -explicó el antropólogo-, pero la información que dan las momias es infinitamente mayor». Botella recordó que de un individuo momificado se puede averiguar qué comía, qué enfermedades padecía y de qué murió, pero también cómo vestía la gente de su época o a qué ritos funerarios se sometía a los fallecidos. «Las momias son una ventana al pasado», sentenció el especialista.

El comisario resaltó que esta muestra «extraordinariamente ambiciosa» se desarrollará en una provincia, Granada, en la que se ha hallado «la segunda momia más antigua de Europa», la de Galera, que data de hace 3.500 años.

La exposición contará con «piezas espectaculares» procedentes de diversas civilizaciones y entornos geográficos. Las americanas 'chinchorro', de 8.000 años de antigüedad, son un híbrido entre escultura y momia: los huesos se recubren de una mezcla de paja y arcilla y de la piel. También podría haber una representación de los sarcófagos de Egipto, las zonas áridas de los Andes, los pantanos de Dinamarca, los 'hombres de los hielos' -como el famoso Oetzi-, los guanches de Canarias o las que cada cierto tiempo aparecen en los cementerios españoles.

Fotos

Vídeos