«Prohibido hablar de política»

En el hogar del pensionista de un pueblo de Jaén han decidido que no se puede hablar de política «para evitar jaleos»

JOSÉ ANTONIO GARCÍA-MÁRQUEZ |ARQUILLOS (JAÉN)
Vistq del cartel y la nota informativa de la nueva norma./
Vistq del cartel y la nota informativa de la nueva norma.

Si los hermanos Coen hubieran rodado la película que ha hecho internacional a Bardem en Arquillos en lugar de Estados Unidos, probablemente en vez de haberla titulado No es país para viejos la habrían denominado La política no es para jubilados.

Porque en el hogar del pensionista de la localidad jienense de Arquillos han decidido que se puede hablar de fútbol, de toros, de flamenco, de la campaña de aceituna, del frío que está haciendo este invierno o de la última cencerrada vivida en el pueblo tras descubrirse la vida en común de una pareja de viudos. Pero la política ni rozarla.

A esta situación se llega, según Juan Pacheco, presidente del hogar, «para evitar conatos, jaleos, en un pueblo pequeño en el que todos nos conocemos».

Según Pacheco, el centro está para disfrutar con los juegos de mesa, proyectar competiciones de petanca, ver la televisión, infundirse unos a otros buenos ánimos o participar en tertulias, pero de política nada.