Una cooperativa agrícola se suma a las energías limpias con una planta fotovoltaica

F. M. O.| MOTRIL

La cooperativa agrícola Procam ha dado un paso más en su apuesta por la producción ecológica con el funcionamiento, desde el pasado mes de octubre, de una planta fotovoltaica formada por 486 placas solares que producirán una media anual de 170.000 kilovatios a la hora, junto a una importante reducción de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

La temperatura ambiente y las temperaturas de las placas se pueden conocer vía 'on line', así como la acumulación histórica de producción energética.

El vicepresidente de Procam, Francisco Álvarez, destacó la apuesta por las energías renovables y por la producción ecológica de la empresa, cuyos productos son muy demandados y ahora más valorados fuera de España donde va a parar el 95 por ciento de su producción.

El delegado de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Cuenca, destacó que en este proyecto existen dos vertientes fundamentales como son la eficiencia energética y la económica, faceta en la que la cooperativa podría obtener beneficios anuales de unos 60.000 euros.

Cuenca quiso resaltar la buena disposición y buen hacer de esta sociedad cooperativa «que ha sabido conjugar elementos de desarrollo y sostenibilidad energética con otros económicos», que puso a Procam como un modelo de buen hacer que debe trasladarse a otras empresas.