Polonia acoge desde hoy una reunión de la ONU sobre el cambio climático

La conferencia es fundamental para pactar un texto que sustituya al Protocolo de Kioto

AGENCIAS
Uno de los efectos más claros del cambio climático es el deshielo, como éste que se observa en los Alpes suizos. / REUTERS/
Uno de los efectos más claros del cambio climático es el deshielo, como éste que se observa en los Alpes suizos. / REUTERS

La conferencia de Naciones Unidas ( ONU ) para el cambio climático, una reunión fundamental para pactar un texto que sustituya al Protocolo de Kioto, comienza hoy en Polonia, uno de los países más dependientes del carbón y entre los veinte estados que más CO2 emiten a la atmósfera. «Somos optimistas y esperamos que gracias a esta conferencia cambie la política energética de nuestro país y se reduzca el uso del carbón. Ésta es la responsabilidad del gobierno polaco como organizador de la asamblea», señaló Magdalena Zowsik, responsable de energías de Greenpeace en Polonia. No es ninguna exageración hablar de dependencia del carbón en el caso de Polonia, pues el 93% de su energía se obtiene de este mineral, el combustible más contaminante y el mayor emisor de gases de efecto invernadero, asociado con el desarrollo industrial del siglo XIX y engranaje fundamental de la actual economía polaca. Este desenfrenado 'amor' por el carbón, una pasión que comparte con Australia, China y Suráfrica, sitúa al país centroeuropeo entre los veinte estados que producen más dióxido de carbono, a pesar de contar con una población que no llega a los cuarenta millones de habitantes y una industria que no destaca por un excesivo desarrollo. «Nuestros gobernantes nunca se han preocupado por el medio ambiente», lamenta Zowsik, que recuerda que el Ejecutivo polaco ha autorizado este año la apertura de una nueva mina de carbón a cielo abierto en los límites del parque natural del Milenio, en el oeste del país, lo que para los ecologistas tendrá funestas consecuencias en la flora, la fauna y los habitantes de la zona. Además, Polonia lidera a un grupo de países del Este de Europa que piden modificaciones en el acuerdo europeo de lucha contra el cambio climático , al considerar que éste puede frenar su crecimiento económico en un momento de crisis financiera global e incrementar su dependencia energética de la vecina Rusia, desde la que ya llega la inmensa mayoría del gas y del petróleo consumido. El polémico plan europeo pretende recortar las emisiones de CO2 hasta reducir los niveles a los existentes en el año 1990, lo que afectará especialmente a los sectores energéticos fuertemente dependientes de los carbón. Para Grzegorz Wisniewski, director del Instituto de Energías Renovables (IEO), los políticos han de concienciarse de que «producir electricidad empleando energías renovables será menos costoso que a través del carbón y, además, permitirá a Polonia beneficiarse de la venta de sus cuotas de CO2 no utilizadas, energías verdes, biofuel y tecnología». 190 países De esta forma, los delegados de los más de 190 países que estarán presentes en Poznan tendrán que trabajar para superar el CO2 de las centrales de carbón polacas y, lo más importante, la temible crisis financiera, que amenaza con recortar la asignación de recursos para luchar contra el cambio climático . En Poznan tendrá que consensuarse la hoja de ruta final antes de la conferencia de Copenhague del próximo año, el encuentro definitivo del que debería salir un plan efectivo que sustituya al Protocolo de Kioto y sirva para reducir la emisión de dióxido de carbono y luchar contra el calentamiento global. Mientras, desde Naciones Unidas se llama al optimismo y el secretario general de la Convención Marco de la ONU para el Cambio Climático (UNFCCC), Yvo de Boer, asegura que la crisis económica es una oportunidad para que los países se esfuercen más en la lucha contra el cambio climático .