Educación homenajea a un maestro de la República y da la palabra a Montero

Pascasio Mazuecos, maestro de 93 años, brinda una lección a los futuros docentes La Facultad celebra esta semana su patrón con diferentes actos en Cartuja

ANDREA G. PARRA
RECONOCIMIENTO. Pascasio Mazuecos, ayer en al aula magna de la Facultad. / FRAN SÁNCHEZ/
RECONOCIMIENTO. Pascasio Mazuecos, ayer en al aula magna de la Facultad. / FRAN SÁNCHEZ

Poco tiene que ver la escuela de hace noventa años con la de ahora. Y poco comparte la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada (UGR) con la Escuela de La Normal. Pascasio Mazuecos lo sabe. Con más de noventa años a sus espaldas habló ayer en el centro educativo de Cartuja con toda lucidez. Ante los futuros maestros Mazuecos defendió que en «los años de la República se hizo más por la escuela que nunca». El que está considerado como uno de los últimos maestros formados en el Plan Educativo de la II República habló de cuáles eran sus asignaturas y como entonces Magisterio lo «estudiaban los hijos de las familias con menos recursos». Con cientos de anécdotas en la memoria y con 48 años enseñando a chicos de Alhendín, Villacarrillo, Loja y la capital -primero en la Virgencica y después en La Chana y Fígares- dijo que para ser maestro deben gustar los niños. Esa es su primera premisa y «si hay que tirarse por el suelo uno se tira para enseñar y jugar con el niño», dijo con tono alegre. En toda su exposición no abandonó ese tono cercano y amigable con los alumnos que estaban en el aula. Mazuecos fue el maestro que inició ayer las actividades de conmemoración del patrón de la Facultad de Ciencias de la Educación que durante toda la semana se desarrollarán en Cartuja. Este pedagogo se formó dentro del ideario del maestro total que preconizó la Institución Libre de Enseñanza y que luego desarrollaron en Granada, siguiendo los dictados del Plan Profesional de la República, profesores como Luisa Pueo y Costa, Jacinta García Hernández, Hermenegildo Lanz y Agustín Escribano, director de La Normal, por entonces. Para este maestro tuvo Mazuecos ayer muchos elogios. Lo calificó como un «arquetipo del caballero y del profesor». La vicedecana de Cultura y Cooperación de la Facultad, Remedio Sánchez, explicó que el centro está preparando un homenaje a Agustín Escribano, fusilado en 1936. Mazuecos recordó que La Normal tenía un «edifico magnífico», ahora se han cumplido los 75 años de su construcción. Por eso, Mazuecos comenzó sus estudios en la calle Ballesteros y después en Imprenta. Dijo que él hace muchos años que está fuera del magisterio, pero «según lo que me han contado maestros a los que les he preguntado se ponen las manos en la cabeza. Ahora ha cambiado el talante del alumno». El próximo en tomar la palabra en el aula magna dentro de estos actos de la semana del patrón será el catedrático Luis García Montero. En plena polémica por la sentencia y su decisión de irse recitará poemas. Será el miércoles a las 12.30 horas.