Secuestran a una familia a punta de pistola en su piso mientras le sacan dinero del banco

Los dos individuos armados se colaron en la casa, en Olóriz, tras asaltar al hombre en el ascensor En la vivienda mantuvieron atadas a seis personas a los que robaron las tarjetas de crédito y las joyas

M. V. COBO

Mediodía en una céntrica calle de la capital. Parece un escenario poco propicio para perpetrar un robo con violencia, pero dos individuos eligieron ayer ese sitio y esa hora para llevar a cabo un inédito 'secuestro exprés' en el que retuvieron a seis personas en un piso dentro de un bloque. Los autores fueron dos varones, uno de ellos armado. Los hechos se produjeron en la calle Adelardo Mora, una perpendicular de Olóriz, cuando un vecino se disponía a entrar en el ascensor de su portal. Dos individuos entraron tras él y lo asaltaron en el elevador, uno de ellos con un arma, para obligarlo a subir a su casa. Era la una del mediodía de ayer. El hombre, que notaba la pistola en su espalda, obedeció, abrió la puerta de casa, y allí los asaltantes ataron a su esposa y a la empleada doméstica. Al vecino lo agredieron al tiempo que le exigían las joyas que tuvieran en casa y todas las tarjetas de crédito. Comenzaba un 'secuestro exprés', un robo con extremada violencia, de características inéditas en la capital. Los dos individuos hablaban en español con acento sudamericano, según el relato de las víctimas. Uno de ellos era muy alto, de cerca de 1,90 metros, mientras que el otro tenía una estatura media. Cuando se hubieron hecho con las tarjetas de crédito de la familia, sin escatimar en golpes al hombre, y tras haberlos atado a los tres, les exigieron las claves de las tarjetas. Seis víctimas Pero estas tres personas no iban a ser las únicas víctimas. El matrimonio había quedado con otros tres amigos en su casa para tomar un aperitivo. Y la cita era a la misma hora a la que estaban siendo víctimas del atraco. Cuando estas tres personas llamaron a la puerta, los hicieron pasar y procedieron a atarlos con sus propias corbatas, quizá los asaltantes no esperaban a tanta gente en la vivienda. Con la situación controlada, las seis personas atadas, uno de los asaltantes salió a la calle para sacar todo el dinero disponible del cajero. Mientras, el otro individuo se quedó en el interior de la vivienda, apuntando a los secuestrados con la pistola. Así se aseguraban que las claves que les habían proporcionado eran auténticas. En cajeros Todo transcurrió bastante rápido. Se da la circunstancia de que el lugar elegido por los dos delincuentes está plagado de sucursales bancarias, por lo que no tenían que caminar mucho para encontrar un cajero automático donde extraer su botín. Ya con el dinero y las tarjetas, el segundo individuo volvió a la casa para finalizar el secuestro y huir con su compañero. Todo ocurrió en poco tiempo, alrededor de una hora. Según el relato de las víctimas, los dos asaltantes, varones, hablaban con acento sudamericano. Y aunque agredieron al hombre al que asaltaron en el ascensor, no golpearon a las dos mujeres. Los dos atracadores lograron huir mientras las víctimas se reponían del susto y los golpes. Según ha podido saber este periódico, tras la llamada que alertaba al Cuerpo Nacional de Policía, los residentes de la vivienda asaltada acudieron al hospital. Nervios Los momentos de tensión vividos en la casa provocaron un ataque de ansiedad a la mujer y su marido fue reconocido por los golpes que le propinaron los atracadores. Al parecer, el hombre presentaba magulladuras en la cara por los golpes y hematomas, pero no tenía heridas de gravedad. Tras la primera denuncia, se hicieron cargo de la investigación los agentes de Policía Judicial del grupo de Atracos del Cuerpo Nacional de Policía, según indicaron fuentes del cuerpo. Los agentes se desplazaron hasta la vivienda para recoger indicios que pudieran ayudar a identificar a los delincuentes. Encontrar huellas resultaría difícil, puesto que según el relato de las víctimas, los asaltantes llevaron guantes en todo momento. Hasta el momento, no se habían producido detenciones por este hecho. A primera hora de la tarde, más relajados tras lo ocurrido, las víctimas se personaron en dependencias policiales para hacer un relato más detallado de lo ocurrido en su vivienda. Cualquier detalle que pudiera ayudar a la captura de estos dos delincuentes, a los que busca la Policía Nacional. Es la primera vez que se produce un robo de estas características en el centro de Granada. Este tipo de robos en los que retienen a las víctimas se habían dado hasta ahora en viviendas unifamiliares aisladas, no en bloques de pisos. mvcobo@ideal.es