El Ayuntamiento de Madrid cierra 'El balcón de Rosales' tras la muerte de un joven

El Ayuntamiento de Madrid rescindirá el contrato de concesión de licencia a la discoteca donde perdió la vida presuntamente a manos de tres porteros

EUROPA PRESS |MADRID
Entrada a la discoteca madrileña El Balcón de Rosales donde la Policía Nacional detuvo a tres porteros, empleados de seguridad de la sala, todos ellos españoles, por su presunta implicación en la muerte de un joven de 18 años. /Efe/
Entrada a la discoteca madrileña El Balcón de Rosales donde la Policía Nacional detuvo a tres porteros, empleados de seguridad de la sala, todos ellos españoles, por su presunta implicación en la muerte de un joven de 18 años. /Efe

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ha anunciado que el Ayuntamiento rescindirá el contrato de concesión de licencia a la discoteca 'El Balcón de Rosales', a cuyas puertas falleció el pasado sábado un joven de 18 años tras ser presuntamente agredido por tres porteros del establecimiento.

En declaraciones a los medios al concluir un acto del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, Cobo ha explicado que la denuncia de cierre de este local fue tramitada el pasado viernes, aunque "no había dado tiempo a ejecutarla". 'El Balcón de Rosales', situado en el distrito de Moncloa-Aravaca, cuenta con licencia de funcionamiento desde el año 2000, y desde 2005 acumula 47 denuncias según el Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Madrid.

La muerte del joven ha precipitado los planes de la Comunidad de Madrid. Desde hace meses está intentando concretar un decreto que regule la seguridad de los locales de ocio. Un día después de que el joven fuera enterrado, el consejero de Presidencia ha anunciado que esa regulación es cuestión de días.

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, ha anunciado que "en muy pocos días" presentará un borrador de Decreto de Ley de Espectáculos Públicos que regule la seguridad de los lugares de ocio nocturno, y en especial, a lo que se refiere a los sistemas de seguridad y a los porteros.

Granados, que ha subrayado que el Gobierno lleva ya algunos meses preparando este decreto, ha explicado que es muy importante que la ley, los juzgados y los tribunales "persigan no sólo a los responsables de un presunto asesinato, sino también la responsabilidad de un propietario de un local que tiene en su puerta a potenciales delincuentes, a potenciales asesinos, que en lugar de mejorar la seguridad del local, lo que hacen es crear una extraordinaria inseguridad".

Los testigos

Tras la muerte del joven el pasado sábado, presuntamente tras recibir una paliza por parte de los porteros de una discoteca del Paseo de Rosales, el consejero ha afirmado que el Gobierno regional va a poner "todos los medios" para evitar que se repitan este tipo de situaciones y ha instado a juzgados y tribunales a que persigan este tipo de actitudes violentas. "Hay que perseguir no sólo a los porteros, sino también a los propietarios de los locales que no ponen a las personas debidamente cualificadas en las puertas, y lo que ponen son potenciales delincuentes", resaltaba.

Los tres empleados de seguridad de la discoteca, detenidos en la madrugada del sábado por presunto homicidio, han pasado a disposición judicial. David S.G. y Antonio S.S., ambos de 32 años, y David A.D., de 25, han sido trasladados a los Juzgados de Plaza de Castilla tras declarar ante la Policía.

La mayoría de los testigos de la muerte de Álvaro Ussía coinciden en que todo comenzó sobre las cinco y media de la mañana, cuando el joven y unos amigos se encontraban en la discoteca. Uno de los amigos del fallecido tropezó con una chica, que resultó ser novia de uno de los porteros de seguridad, y ésta decidió contárselo a su pareja, a quien le dijo que unos chicos le habían empujado y le habían hecho daño. Instantes después, el novio se dirigió al grupo de Álvaro, a quien finalmente acabó sacando del local.

Una vez ya fuera de la discoteca , el portero, junto con otros dos compañeros, golpearon "brutalmente" al joven, según señalan las fuentes a partir de las declaraciones de los testigos. El muchacho quedó inconsciente, tirado en el suelo, en una zona ajardinada próxima a la discoteca , y cuando llegaron los facultativos del Samur-Protección Civil se lo encontraron en parada cardiorrespiratoria, de la que le consiguieron sacar. Poco después Álvaro, que se encontraba en estado crítico, murió en el hospital Clínico.