La Vega echa hormigón en acequias fétidas al no llegar las depuradoras

Decenas de municipios de la provincia no reciclan sus aguas residuales pese a que debían hacerlo desde 2006 Pueblos afectados han optado por enterrar el problema

C. M.
ANÁLISIS. Un técnico toma muestras de aguas fecales en un pueblo de La Vega. / RAQUEL DELGADO/
ANÁLISIS. Un técnico toma muestras de aguas fecales en un pueblo de La Vega. / RAQUEL DELGADO

Algo huele a podrido en la Vega de Granada. El 'sacrosanto' pulmón verde del Área Metropolitana está atravesado por acequias hediondas. No es una noticia nueva. La pena es precisamente esa: que ha envejecido sin que haya llegado el arreglo. Tal y como publicó IDEAL recientemente, decenas de municipios de la provincia, incluida la propia capital, no reciclan aún las aguas residuales. La Unión Europea había dado un plazo que acabó el 1 de enero de 2006 sin que las poblaciones en cuestión se hubiesen dotado de depuradoras. No hacen falta grandes investigaciones para averiguar cuáles son. Basta con dar un garbeo por la Vega con el olfato despierto para constatar que toda ella -es cierto que hay alguna meritoria excepción- huele a cloaca mal ventilada. Cuando el calor aprieta, el problema se hace insoportable. Choca que un paraíso natural despida tanta fetidez. Es verdad que la solución es cara y que los pueblos se las ven y se la desean para hacer frente a las inversiones necesarias para instalar las depuradoras. Pero algo hay que hacer, porque la peste llega a ser insufrible. En este sentido, ha habido ayuntamientos que han optado por hormigonar las acequias que discurrían cerca de zonas pobladas. Es decir, que han enterrado el problema. Donde antes había agua que corría a cielo abierto, ahora hay un camino de cemento. El impacto olfativo queda muy mitigado, cierto, pero surge poderoso el impacto visual. Mientras tanto, las depuradoras ni están ni se les espera -al menos, a corto plazo-. Según los datos que ofreció a este periódico Carolina González Vigo, parlamentaria andaluza del PP, de los 69 municipios granadinas que estaban afectados por la directiva europea cuando caducó el plazo, el 1 de enero de 2006, un total de 47 no habían llegado a tiempo y no depuraban sus aguas residuales. A finales de 2007 -que serían los últimos datos actualizados- 41 seguían en la misma situación, según las respuestas escritas de la Junta de Andalucía que recibió González Vigo cuando se interesó por este asunto. Falta mucho por hacer. carlosmoran@ideal.es