El Defensor Universitario aboga por solucionar en la UGR problemas y no ir al juez

Enrique Hita consigue el apoyo de 195 de los 201 claustrales que ejercieron el voto y sólo hubo seis votos en blanco

ANDREA G. PARRA
NUEVO DEFENSOR. Enrique Hita, con el rector, ayer en Ciencias. / GONZÁLEZ MOLERO/
NUEVO DEFENSOR. Enrique Hita, con el rector, ayer en Ciencias. / GONZÁLEZ MOLERO

Hubo quórum y hubo apoyos. El catedrático de Óptica Enrique Hita es el nuevo Defensor Universitario de la Universidad de Granada (UGR) desde ayer tras recibir el apoyo de los claustrales. Se emitieron 201 votos y 195 fueron a favor de la candidatura de Hita y sólo seis en blanco. El profesor, que hasta hace poco fue decano de la Facultad de Ciencias, tiene mucho trabajo por delante y muchos retos. Uno de los más importantes es conseguir que los problemas que puedan surgir entre la comunidad universitaria se resuelvan en ella y no se tenga que ir a los juzgados. Con el caso del profesor Luis García Montero encima de la mesa estos días, Enrique Hita explicó ayer que su idea es poder establecer unos mecanismos de mediación con los que «no sea necesario 'salir en la prensa' y que ocurran estas cosas. Tratar de resolver esas cosas dentro». Es consciente de que se pueden presentar «porque somos seres humanos, pero evitar que trasciendan fuera de la Universidad los conflictos que aquí se puedan presentar y resolverlos aquí». En esta línea, asumió el reto de agilizar en la medida que a él le competa las tramitaciones y «por supuesto poner en marcha el comité de mediación en resolución de conflictos». La figura del Defensor Universitario se caracteriza por su independencia e imparcialidad así como por la privacidad de los hechos que llegan a sus manos. Por eso, Enrique Hita animó al personal que tenga alguna preocupación a que lo diga y lo 'denuncie'. Instó a la gente a que no se calle. El profesor Hita, que lleva 37 trabajando en y por la Universidad y ha ocupado varios cargos y pasado por casi todos los órganos, es consciente de que el momento no es fácil. Por eso, también comentó ayer que su preocupación es que la UGR se adapte a los nuevos planes del Espacio Europeo de Educación con «eficacia y responsabilidad. Eso me preocupa y también que la Universidad esté al nivel que la sociedad le demanda». A esto agregó que de la Universidad «no me preocupa nada. La UGR no es difícil, puede ser complicada». Asimismo, defendió que comparada con otros organismos «la Universidad granadina es una balsa de aceite». El profesor Hita, que se presentó al cargo con 87 avales y eran necesarios un mínimo de 48, aprovechó al igual que el rector para felicitar a Purificación Fenoll, la Defensora saliente, por su excelente trabajo. Asimismo, dijo que es necesario que se difunda más la figura del Defensor Universitario y que se dote de más medios a la oficina. Hasta ahora en la UGR ha habido dos Defensores, el primero fue Jesús Thomas y la segunda Purificación Fenoll. Hubo seis años sin que se cubriera el cargo debido a varios motivos.