Un novillo se escapa en los encierros de La Peza y hiere a dos personas

El astado se salió del recorrido en el último tramo cuando era conducido a los corrales con el resto de la manada y sigue libre, aunque está localizado

J. J. PÉREZ
Los astados, por las calles de La Peza poco antes de producirse la fuga de uno de ellos. / TORCUATO FANDILA/
Los astados, por las calles de La Peza poco antes de producirse la fuga de uno de ellos. / TORCUATO FANDILA

Uno de los novillos que participaba en los encierros de La Peza se escapó de la plaza momentos antes de entrar en la plaza. El toro, que tiene hierro de la ganadería de Jiménez Pasquau, provocó momentos de pánico entre los vecinos de la localidad. Las calles cercanas a la plaza, los puestos y chiriguintos quedaron completamente desiertos con la aparición repentina del animal. El toro permanecía libre en el campo a última hora de ayer, según la alcaldesa de la localidad, Celia Santiago (PP). La res de lidia escapó en los últimos momentos del encierro. La plaza de toros de La Peza es una típica plaza de palos que se instala en la plaza de España de la localidad. En los encierros de La Peza sigue siendo costumbre presentar después del encierro uno a uno los animales que van ha ser sacrificados en la corrida de la tarde. Fue en los últimos instantes de este acto y cuando los animales eran llevados a los corrales cuando el animal dejó la disciplina de la manada y buscó la salida de la plaza en la misma dirección en la que había llegado a ella. El animal 'reventó' el cerrojo de la puerta de acceso, según testigos del suceso, y comenzó su huida. El novillo primero embistió a una persona a la salida de la plaza, según un vecino que presenció la huida desde el lateral de la plaza, José González. Después embistió a dos caballos que permanecían en la calle que da acceso a la plaza. Otra vecina que seguía el festejo desde el exterior de la plaza afirmó que el toro corrió por la calle del Río a toda velocidad buscando su libertad. El incidente ha dejado a dos personas heridas, que fueron atendidas en las ambulancias instaladas en las inmediaciones de la plaza. Uno de ellos es un vecino de La Peza de unos sesenta años. El segundo recibió un golpe con la puerta de la plaza «al intentar subirse o al golpearla el toro», según la alcaldesa. En libertad El toro corrió hacia el campo por la calle Río en dirección a la ganadería de donde partió el encierro, cercana a La Peza. Allí fue localizado aunque no pudo ser capturado. El animal fue sustituido por otra res que fue lidiada en la corrida que se celebró en la tarde de ayer. El astado permanecía localizado, pero en libertad a última hora de la tarde de ayer. Los encierros de La Peza son de los más antiguos de España, estando documentada su existencia desde el siglo XVII, cuando ya se hablaba de ellos como una antigua tradición. Desde este año los encierros disfrutan el de la calificación de Fiesta de Interés Turístico Andaluz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos