Un nuevo libro sobre la Alpujarra

MIGUEL J. CARRASCOSA SALAS

ME sumo con profundo gozo al nacimiento de un nuevo libro sobre nuestra Alpujarra, concretamente sobre el bellísimo y querido pueblo de Pórtugos, escrito bajo un título realmente sugestivo y cargado de indudables resonancias históricas: 'Pórtugos, una alquería de la taha de Ferreira'. ¿Su autor? José Robles Torres, un joven maestro nacido, criado y educado en este rincón de hermosura, junto al nidal sonoro de sus aguas

251 páginas escritas con mucho cariño, sencillez, objetividad y rigor, con abundante y actualizado apoyo documental y bibliográfico, cuyo contenido aparece estructurado en ocho capítulos o apartados, que nuestro joven autor ha tenido el acierto de distribuir teniendo en cuenta las sucesivas etapas del devenir histórico del reino de Granada y de la propia comarca alpujarreña: 0. Introducción.1. Diversas hipótesis acerca del origen de Pórtugos. 2. Primeras alusiones a Pórtugos en los escritos del siglo XVI. 3. La rebelión de los moriscos alpujarreños. 4. La llegada de los nuevos pobladores. 5. Pórtugos en los siglos del olvido (ss. XVIII y XIX). 6. Pórtugos en las primeras décadas del siglo XX. 7. La guerra civil de 1936-39. 8. Los duros años de la postguerra en Pórtugos

Resulta altamente encomiable, ante la carencia de datos fiables, que el profesor Robles Torres se haya ocupado de acercarse a los orígenes de Pórtugos, que no aparecen claros, ni mucho menos, dentro del marco general de la prehistoria alpujarreña y de su historia antigua. No parece desacertado pensar que el lugar de Pórtugos pudo haber sido uno de los núcleos de población que los romanos, visigodos, hispanorromanos o mozárabes erigieron en La Alpujarra. Esta hipótesis parece confirmarse teniendo en cuenta el origen latino del topónimo que da nombre a Pórtugos (Porticus), como nos recuerda el doctor Martínez Ruiz en sus investigaciones sobre la toponimia de nuestra tierra.

El resto de los capítulos o apartados -gracias al aporte bibliográfico y documental que nuestro autor incluye en su obra con indudable acierto- ofrece una lograda y atractiva información sobre aspectos realmente interesantes del devenir histórico de Pórtugos como núcleo de población integrado -desde el siglo XIV- en la antigua y renombrada taha de Ferreira. Tales aspectos hacen alusión a la rebelión de los moriscos alpujarreños, en la Navidad de 1568, contra el Rey Felipe II; a su castigo y expulsión; a la posterior repoblación de la zona por familias de origen castellano-cristiano; a la etapa que el autor denomina, no sin razón, 'los siglos del olvido'. Otro capítulo éste de excepcional interés para los estudiosos y para los alpujarreños aficionados a la historia y a sus más arraigadas tradiciones. Siglos de oscurantismo los llama nuestro joven autor. Y quizás no le falten razones para opinar así.

Los tres capítulos que cierran el contenido de este esperado libro, abordan cuestiones de especial interés para los hombres y mujeres de nuestros días, que son los hijos, nietos y hasta bisnietos de las gentes que protagonizaron y sufrieron las consecuencias de determinados acontecimientos que tantas carencias, sobresaltos y dolores produjeron en nuestros pueblos, desde el inicio del siglo XX -con sus altos y bajos, luces y sombras- hasta los difíciles años de la postguerra española, pasando por el efímero período republicano (1931-1936). Período que suscitó en no pocos españoles y alpujarreños una gran esperanza, de la que se contagiaron determinados grupos de la derecha española. Pero muy pronto se vio -nos recuerda el filósofo de nuestros días Julián Marías- que no iba a ser así. Por ambas partes hubo síntomas de incomprensión e intolerancia. Entre los republicanos, una clara voluntad de irritar. Entre los adversarios de la República, una decisión de condena en todo caso, independientemente de su conducta real. No habían pasado muchos años de la proclamación del régimen republicano (11 de mayo de 1936) cuando se producen los primeros incendios de conventos e iglesias en Madrid y en otras ciudades y pueblos españoles, que fueron tolerados -con inaceptable pasividad- por las nuevas autoridades. Éstos y otros hechos acabaron definitivamente con una posibilidad real de concordia y entendimiento entre los españoles. Surgieron los grupos irreconciliables. En ellos germinó la torpe decisión de no aceptar nada que hiciera o propusiera el adversario, entendido como enemigo; y, por supuesto, de no aceptar el resultado de unas elecciones adversas.

Enhorabuena al autor de este nuevo libro sobre La Alpujarra y concretamente sobre Pórtugos, escrito por el joven maestro José Robles Torres con el corazón y con el rigor y objetividad que la historia de su pueblo y de sus gentes merecen. Un lugar paradisíaco de la alta montaña, tan agraciado por la naturaleza. Siempre me sorprendió gratamente el aspecto alegre, cuidado y pintoresco de este insólito rincón de hermosura, que tantas veces han descrito y piropeado los escritores, cronistas, viajeros y poetas que recorrieron sus rincones y arribaron, cono no poco esfuerzo, a las cimas y laderas de su rebelada orografía

Al profesor Robles Torres, hijo y nieto de alpujarreños y cuajada promesa como indudable cronista de su tierra, le reiteramos, una vez más, nuestra gratitud y felicitación por haber elaborado, con tanto tesón, cariño y acierto, la historia de Pórtugos, el lugar que se eleva, orgulloso de su hermosura, junto al nidal sonoro de sus aguas. ¿Con cuánta razón escribió lo que escribió sobre este delicioso pueblo de la serranía alpujarreña uno de los poetas nacidos en ella: «Tierra de sol, rincón del agua; / de las aves, paraíso; / de los hombres, recia calma / al calor de los apriscos!».

Fotos

Vídeos