Los mosqueteros de Béznar

La población celebra su tradicional fiesta que tiene como protagonistas a los viejos mosquetes y arcabuces de la Hermandad del Santísimo

RAFAEL VÍLCHEZ

La política intransigente de Felipe II hizo crecer el descontento de la población morisca y el aumento de los grupos de monfíes. Esta situación provocó enfrentamientos entre los moriscos y los cristianos como el sucedido en la localidad de Béznar, en la comarca del Valle de Lecrín, en torno al año 1556, según algunos historiadores. Lo ocurrido forma parte ahora de la historia y de la tradición, y ayer los vecinos lo recordaron de nuevo en un acto popular y festivo.

Sucedió que una fracción de la partida de Ibraín Agad de la Zubia, de los monfíes del Nazcot de Nigüela, atacó al beneficiado de Béznar y a su séquito, cuando se dirigían a dar el Santísimo a un enfermo. En este ataque murió el sacristán y un labrador, siendo cautiva la hija de éste, María Trinidad, y robado el Santísimo que era conducido en el portaviático. Conocido el suceso, la gente del pueblo se concentró en la plaza de Béznar. Los hombres quisieron perseguir a los monfíes, pero las autoridades se lo impidieron. En esta confusión se presentó en este lugar un alférez de los tercios de Flandes, llamado Martín Alonso de Frías, y organizó una hermandad cuya principal misión era rescatar al Santísimo. Y para ello acudieron al Marqués de Mondéjar, don Luis Hurtado de Mendoza. Él le concedió 25 mosquetes y arcabuces. Algunos se conservan todavía.

Los monfíes

Por los corredores se conoció que el campamento de los monfíes se hallaba en la parte izquierda del barranco de Tablate, sobre un tajo, y entre dos pequeñas lagunas. El ataque de 30 mosqueteros, auxiliados por 11 corredores, bajo el mando de Martín Alonso de Frías, sorprendió a los monfíes sufriendo una terrible derrota. En aquel ataque se liberaron nueve cautivos de los veinte y tres que tenían.

Los mosquetes de Béznar se transmiten hereditariamente de padres a hijos, caso de la familia Chávez. Es lo más característico de las fiestas patronales en honor a San Antón, que acabaron ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos