Un año de cárcel por agredir a un médico en Almanjáyar

El juicio se celebró ayer, 24 horas después de los hechos El matrimonio detenido amenazó al doctor por no atenderles en cuanto se presentaron, una hora antes de la cita prevista

JOSÉ E. CABRERO

El centro de salud de la Cartuja vuelve a sufrir la violencia sin sentido bajo sus muros. El lunes, un joven de 28 años y su mujer fueron detenidos por amenazar y golpear a un médico de asistencia primaria que no les atendió en cuanto se presentaron en su consulta a las once de la mañana. Una hora antes de cuando estaba previsto. La poca paciencia del veinteañero, identificado como I. G. R., se vio compensada con la celeridad del juicio rápido que se celebró ayer por la mañana y que dictaminó que tendrían que pagar una multa al médico y cumplir un año de condena, según informó la Consejería de Salud.

Salvador Cárdenas, director del centro, lamentó la situación, «una más de las que ocurren por aquí», y explicó que el médico agredido no tiene ninguna herida de gravedad aunque sí está psicológicamente afectado. El centro le ha ofrecido el traslado a otro centro, una medida que la Consejería de Salud tiene prevista para situaciones en las que el médico en cuestión se sienta incómodo o amenazado en su puesto habitual de trabajo. En este caso, al parecer, aún no se ha tomado ninguna decisión.

Centro de salud, sindicatos y Colegio de Médicos celebraron la rapidez con la que se ha actuado en el caso. En menos de 24 horas entre los hechos y el juicio ya se ha zanjado el tema, gracias a que tanto el médico como los acusados han aceptado la sentencia impuesta por el tribunal.

Emergencia

La detención se produjo ayer, cuando los jóvenes accedieron una hora antes a la consulta del médico con el que estaban citados a medio día. Una vez dentro amenazaron de muerte al facultativo porque en ese momento atendía a otro paciente. Acto seguido él comenzó a golpearle. El médico pudo arreglárselas para pulsar el botón de emergencia. Los agentes de seguridad del centro pudieron reducir al violento y asistir al facultativo en poco tiempo.

A su llegada, la policía comprobó el «estado de ansiedad» en el que se encontraba el detenido, que en presencia de los agentes intentó de nuevo agredir al médico abalanzándose sobre su cuello «con intención de estrangularle», mientras ambos lo insultaban y amenazaban de muerte, según aseguran fuentes oficiales.

Repulsa

Esta agresión se une a la triste lista negra de la provincia de Granada. En los últimos meses Huétor Tájar y Motril han protagonizado otros casos de violencia e impaciencia injustificada que han terminado con médicos y enfermeros gravemente heridos.

Para mostrar su repulsa, el personal sanitario de todos los centros de salud de la provincia se concentrarán el jueves a las 12:00 horas en las puertas de sus lugares de trabajo. Estarán cinco minutos en silencio, una reacción que se repite cada vez que sucede cualquier tipo de agresión. Los representantes de todos los sindicatos participarán juntos en la Cartuja, como símbolo de unión entre entidades.