Delta conecta ya Málaga y Nueva York con cuatro vuelos directos a la semana

Alonso destaca las posibilidades turísticas y de negocio que se abren para Andalucía

AMANDA SALAZAR

Como todo gran acontecimiento, la llegada del primer vuelo de Delta Air Lines procedente del aeropuerto John Fitzgerald Kennedy de Nueva York a Málaga se hizo esperar y llegó ayer a la capital de la Costa del Sol con 17 minutos de retraso. Una espera mínima comparada con todas las posibilidades que, según las autoridades asistentes ayer al bautizo del vuelo, se abren con este trayecto sin escalas.

Desde ayer, la Costa del Sol y Andalucía vuelven a estar conectada a Estados Unidos con un vuelo directo desde Málaga que tendrá cuatro frecuencias a la semana pero que nace con la vocación de convertirse en diario en los próximos meses. «Todo dependerá de la demanda que registremos durante el verano», aseguró el vicepresidente de ventas de la compañía aérea norteamericana, Grank Jahangir.

No es el primer vuelo directo desde Málaga, que hasta hace cinco años disponía de trayectos a Nueva York a través de paquetes puntuales de touroperadores. Pero la de Delta Air Lines es la primera línea aérea en establecerse en Andalucía, con una frecuencia determinada.

Un hito para la región

El consejero de Turismo, Comercio y Deporte, Luciano Alonso, explicó que el hito supone un «despegue» vital para la Costa del Sol y destacó las oportunidades turísticas que supone entrar en contacto directo con un nuevo mercado. Pero resaltó también nuevas opciones de negocio. «Gracias a esta apuesta de Delta Air Lines, Nueva York estará a sólo ocho horas de distancia de cualquier empresa malagueña en expansión, mientras que Andalucía, a través de las conexiones aéreas, del AVE y con la red de autopistas, estará más cerca para los inversores extranjeros», indicó.

El vuelo de Delta Air Lines saldrá desde Málaga con rumbo a Nueva York los lunes, martes, jueves y sábados a las 14.10 horas, mientras que hará el recorrido inverso los lunes, miércoles, viernes y domingos a las 22.25 horas hora de Nueva York, para llegar a Málaga a las 12.20 horas. El avión que realizará el trayecto, según especificó Frank Jahangir, es un Boeing 757-200 ETOPS con una capacidad de 174 pasajeros. El precio para la clase turista en temporada alta es de 600 euros ida y vuelta para la clase turista y de 3.600 euros para la clase bussines, un billete que incluye el traslado desde el aeropuerto JFK de Nueva York hasta Manhattan en helicóptero, según anunció Jahangir. Aunque representantes de la compañía aseguraron ayer que a partir de octubre lanzarán ofertas más económicas.

Un incentivo más para luchar contra la estacionalidad turística, según explicó Luciano Alonso, que definió al norteamericano como un turista de calidad, que viaja durante temporadas largas y en estaciones bajas, es más fiel con el país de destino y gasta más. «Hasta ahora no hemos sido su destino natural sino un destino incómodo por las conexiones; pero esperamos darnos a conocer pronto al turista de un país con 300 millones de habitantes y que es el principal emisor turístico del mundo», indicó Alonso, que explicó que la Junta de Andalucía ha firmado un convenio con Delta Air Lines para la promoción de Andalucía en EE UU a través del Plan Director de Marketing. Un proyecto en el que la Junta ha invertido cinco millones de euros.

Alonso también se refirió a los datos de los cuatro primeros meses de 2008, en los que el número de turistas norteamericanos se incrementó en la Comunidad en un 2,5%. Aunque las previsiones gracias a la nueva línea aérea son todavía más optimistas. La Junta espera que el crecimiento llegue al 3,5% hasta finales de año.

Más de 70.000 viajeros

Delta Air Lines espera mover un total de 70.000 pasajeros al año. De estos viajeros, el 70% serán de EE.UU. y el resto serán españoles, que además de Nueva York pueden conectar a través de la compañía con otras 40 ciudades de EE.UU. y Canadá. Además, de los turistas americanos, siete de cada diez procederán de la Gran Manzana. Por otro lado, la ocupación de los vuelos registrada en junio para la línea recién estrenada es del 70%, mientras que en julio llegará al 80%.

Pero el turismo de tierra no será el único beneficiado con esta inauguración. También responsables de paquetes de cruceros se frotan las manos. Málaga podría convertirse en una esperada novedad para los viajeros norteamericanos, muy del gusto de viajes por el mar, algo cansados ya de la oferta caribeña. El vuelo directo a Málaga a precios razonables podría atraer a estos turistas hacia los viajes por el Mediterráneo con cruceros con escala en Málaga. El turismo de golf también se verá beneficiado. No en vano, en EE.UU. hay 35 millones de personas que practican este deporte. Nuevos retos para la economía de la Costa del Sol.