Un incendio provocado por ETA en 1973 obligó a demoler el Club Marítimo

La entidad ha sufrido ya cuatro atentados terroristas

VASCO PRESS |BILBAO
Foto de archivo, tomada el 26 de noviembre de 1973 cuando un comando de ETA incendió el antiguo edificio de madera del Real Club Maritímo del Abra. /EFE/
Foto de archivo, tomada el 26 de noviembre de 1973 cuando un comando de ETA incendió el antiguo edificio de madera del Real Club Maritímo del Abra. /EFE

El atentado sufrido durante la pasada noche por el Club Marítimo El Abra, de Getxo, eleva a cuatro los actos terroristas perpetrados contra esta entidad social.

El atentado más grave tuvo lugar el 26 de noviembre de 1973. Seis miembros de ETA encapuchados y armados con pistolas penetraron el la sede social del Club a las diez de la noche, tras golpear al portero del centro. Los etarras obligaron a arrojarse al suelo a unas cien personas entre empleados y clientes que en ese momento se encontraban cenando en la sede social.

El comando de ETA vertió gasolina y posteriormente le prendieron fuego antes de darse a la fuga. Las llamas destruyeron por completo la sede social provocando tales daños que el ayuntamiento ordenó demoler las paredes maestras que habían quedado en pie tras el incendio.

El coste del atentado terrorista fue evaluado en cien millones de pesetas de la época. El edificio, que tenía una superficie de 2.500 metros cuadrados construidos, había sido levantado en 1868 como casa de baños, aunque en 1902 se fundó el Club Marítimo que pasó a utilizar el inmueble.

Otros dos atentados en 1969 y 1971

Antes de ese incendio, el Club Marítimo El Abra había sufrido otros dos ataques: el primero el 12 de marzo de 1969 y el segundo la noche del 30 al 31 de diciembre de 1971. En esta última ocasión fue colocada una bomba en una ventana de la parte frontal de la sede social. El artefacto destruyó los cristales del edificio así como una sala de juegos, un transformador eléctrico y los aparatos de aire acondicionado.

Al margen de los ataques sufridos por el Marítimo, otras conocidas entidades recreativas de Getxo han sufrido también actos terroristas. El 4 de noviembre de 1978 fue tiroteado el Club de Golf La Galea, sin que se registraran víctimas.

Ataques a entidades recreativas de Getxo

El 27 de julio de 1991, el Club Jolaseta fue atacado mediante el lanzamiento de un "cóctel molotov" que originó un conato de incendio que fue sofocado a tiempo por un empleado.

El 23 de junio de 2003, una bomba de ETA ocasionó importantes daños materiales en el hotel Los Tamarises. El artefacto, que contenía 5 kilos de explosivo, había sido colocado en el servicio de caballeros. A las tres de la tarde, un comunicante que dijo hablar en nombre de ETA anunció en llamada al diario Gara que la explosión se produciría media hora más tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos