Voluntario en el País Vasco para volver a Málaga

Piñuel se había trasladado voluntario al País Vasco hacía dos meses con el objetivo de conseguir la preferencia que le permitiera volver a Málaga, donde reside buena parte de su familia

AGENCIAS |MADRID
Juan Manuel Piñuel Villalón, última víctima mortal de la banda terrorista ETA. / ANTONIO SALAS/
Juan Manuel Piñuel Villalón, última víctima mortal de la banda terrorista ETA. / ANTONIO SALAS

El guardia civil asesinado esta madrugada en el atentado contra la casa cuartel de Legutiano (Álava), Juan Manuel Piñuel Villalón, de 41 años, casado y con un hijo, se había trasladado voluntario al País Vasco hacía dos meses con el objetivo de conseguir la preferencia que le permitiera volver a Málaga, donde reside buena parte de su familia. Nacido en Melilla, había entrado en el cuerpo armado siete años antes y su primer destino había sido la Comunidad Valenciana.

Piñuel se encontraba hablando con la central operativa de servicios del instituto armado, alertando de que había una furgoneta estacionada fuera del acuartelamiento de Villareal, cuando estalló el explosivo y se cortó la comunicación.

Se encontraba en el interior del pequeño edificio de vigilancia anexo al cuartel y, al advertir la presencia del vehículo, procedió a comunicar la existencia de una furgoneta sospechosa, así como que un guardia civil había salido a identificarla.

En ese momento, se produjo la explosión y se cortó la comunicación. Su asesinato eleva a tres los agentes del instituto armado víctimas de ETA desde que la banda terrorista rompió la tregua.