Granada, cuarta provincia en denunciar publicidad sexista

Sólo uno de cada diez hombres presenta quejas y cuando son lesivas para ellos

ANDREA G. PARRA
SENSIBILIZACIÓN. Carmen Solera, ayer. / SANDRA RUIZ/
SENSIBILIZACIÓN. Carmen Solera, ayer. / SANDRA RUIZ

Los hombres no están concienciados con la importancia de que se interpongan quejas contra la publicidad sexista. Así lo desvela el informe anual del Observatorio Andaluz de la Publicidad no Sexista. De las 341 quejas que se interpusieron en este órgano sólo una de cada diez llegaron de la mano de un hombre. Este 13% es una estadística similar al año 2006 y coincide con denuncias de campañas consideradas lesivas hacia los varones y no hacia el sector femenino.

Los datos presentados ayer por la coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Carmen Solera, ponen, además, de manifiesto que Granada es la cuarta provincia desde la que se presentaron más quejas. Algo más de un 6%. Si bien es cierto, que está bastante alejada de la primera que fue Cádiz con un 32%. A ésta le siguieron Sevilla y Málaga.

La coordinadora del IAM destacó, además, que en el último año analizado se han incrementado las quejas un 13%. Se ha pasado de 302 en 2006 a 341 en el año 2007. Cifras valoradas positivamente por la coordinadora que hizo hincapié en la importancia de que se conciencie la sociedad y las empresas de la necesidad de que se transmita igualdad en los mensajes publicitarios.

En 2007 ha habido cambios el sector más denunciado. Los juegos y juguetes fueron los productos que aglutinaron el mayor número de denuncias por publicidad sexista. Así, el principal motivo de las denuncias fue la promoción de modelos que consolidan pautas tradicionalmente fijadas para cada uno de los géneros. Ese fue el motivo de la denuncia en el 25% de los casos.

Las campañas

En la tipología de productos denunciados a los juguetes le siguen los medios de comunicación, alimentación, limpieza y hogar. Una de cada cuatro personas denunciantes observó que las mujeres están permanentemente enmarcadas en el ámbito doméstico, limpiando, cuidando los hijos, pero en solitario. El segundo grupo puso el acento en el empleo del cuerpo femenino como el envoltorio de productos.

La mayoría de estas denuncias las presentaron gentes entre 25 y 45 años de edad con estudios universitarios. El ranking de empresas más denuncias lo lideró en 2007 la división española de Mattel, que engloba a productos denunciados como la muñeca Miracle Barbie, Barbie en las 12 princesas bailarinas o María y su guardería interactiva.

Tras recibir las denuncias, el Instituto Andaluz de la Mujer, de quien depende el Observatorio, contactó con 127 empresas, de las que el 25% se comprometieron a modificar o retirar las campañas publicitarias, según la coordinadora, que explicó ayer que cada vez son más las compañías que van comprendiendo que la publicidad sexista crea rechazo en la audiencia y no es la mejor vía para llegar al público.

Por el momento no se ha sancionado. Carmen Solera insistió en la importancia de concienciar a la gente en la necesidad de que la publicidad debe ser integradora. Asimismo, hizo un llamamiento a la gente para que denuncie y se conciencie.