La vieja Alsina será un pabellón acristalado

Urbanismo ha dado licencia para el proyecto en el que se integran los arcos históricos

JUAN ENRIQUE GÓMEZ
DISEÑO. Imagen virtual de cómo quedará la nave con los arcos históricos en el espacio que ocupaba la vieja Alsina. /IDEAL/
DISEÑO. Imagen virtual de cómo quedará la nave con los arcos históricos en el espacio que ocupaba la vieja Alsina. /IDEAL

Lleva ocho años a la espera de su rehabilitación definitiva. El área urbana que ocupaba la antigua estación de Alsina, en el Camino de Ronda, tendrá este año su imagen para el futuro. Los arcos de estilo racionalista que han sido la causa del retraso, ya que había que conservarlos y darles el tratamiento adecuado, serán la clave del diseño de un pabellón deportivo de usos múltiples que contará con piscina, gimnasio, paddel, vestuarios y tiendas. Una creación que firma uno de los arquitectos más reconocidos del país, Rafael de La-Hoz.

Los cuatro arcos que sustentaban la estructura de la vieja nave de la estación de autobuses, volverán a ocupar su espacio, pero ahora estarán delante de las edificaciones y no detrás como estuvieron siempre. Se trata de dar una imagen de amplitud y luminosidad a la totalidad de la urbanización. Cuando la empresa Alsina se marchó para formar parte de la nueva estación de autobuses, la empresa Noriega comenzó un proyecto que consta de dos grandes edificios, uno para viviendas y otro de oficinas, además de un gran aparcamiento en el subsuelo de esa zona y de la que se denominaba glorieta de Arabial.

Ejecutado

Los edificios, aparcamiento y plaza superior, se han terminado en gran parte, y se esperaba a saber qué podía hacerse con los arcos, que la Delegación de Cultura de la Junta d e Andalucía había ordenado mantener, debido a que se trataba de uno de los escasísimos vestigios de arquitectura racionalista existentes en Andalucía.

En este momento, de los cuatro arcos sólo uno se mantiene en pie, los otros tres fueron desmontados y conservados. Rafael de La-Hoz, ha confirmado a IDEAL que están en perfectas condiciones y serán repuestos con la idea de facilitar el uso público de todo el entramado urbano entre los edificios y la plaza.

El diseño plantea una nave de techo abovedado, acristalada completamente en su fachada frontal y trasera, de forma que desde el interior se verá perfectamente la calle y las edificaciones, y desde fuera se verá la actividad interior.

Todo ello formará un conjunto arquitectónico con tres plantas, una sótano para el vaso de la piscina, una baja para las instalaciones deportivas y tiendas, con 2.219 metros cuadrados, y una planta alta para servicios administrativos, todo ello dentro de la nave. Las instalaciones comerciales ocuparán alrededor de un millar de metros cuadrados. Dentro de la nave, el vestíbulo tiene diseñados 372 metros, y la piscina otros 368 metros, que se situará en planta sótano y en la parte posterior de la nave.

La gran estructura acristalada en sus fachadas, ofrecerá una nueva imagen al Camino de Ronda, que se completará con las infraestructuras de apeaderos que se harán para el tren metropolitano, que aunque por esa zona va soterrado, necesita entradas y salidas del subterráneo. Además, se integra en la plaza que antes se llamaba glorieta Arabial.

La plaza, que ahora cubre el aparcamiento, se ampliará hasta unirse a la nave deportiva , por lo que se ganará en espacios públicos.

Licencia

La reconversión de la nave de Alsina se podrá realizar después de que el Ayuntamiento, a través de la Gerencia de Urbanismo, haya concedido ya la licencia para las obras, una vez que Cultura aportó sus informes positivos al diseño. La concejala de Urbanismo, Isabel Nieto, afirma que se trata de un proyecto que dará una imagen muy positiva y de vanguardia al Camino de Ronda, un espacio que necesita romper la monotonía que tiene desde su creación.

jegomez@ideal.es

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos