Rober Bodegas: «No tenemos miedo a la polémica, no podemos gustar a todos»

Rober Bodegas: «No tenemos miedo a la polémica, no podemos gustar a todos»

Es uno de los presentadores de 'Comedy Central News', que se emite este jueves

JULIÁN ALÍA

«El medio hoy da un poco igual, y prefiero hacer algo que me mole, una vez que tengo asegurado el mes del piso, claro», comentaba hace unos meses el cómico Rober Bodegas (Carballo, La Coruña, 36 años) sobre la posibilidad de volver a la televisión. Y ese momento ha llegado. El humorista gallego copresenta en la noche de los jueves (22.05 horas) junto a la otra cara de 'Pantomima Full' (Alberto Casado) 'Comedy Central News' en su cuarta temporada. Entre ambos analizan con su singular perspectiva temas de actualidad como las nuevas drogas, los festivales, las tribus urbanas o el Big Data, en lo que constituye su primer programa de televisión propio, de la mano de Comedy Central.

Bodegas no se esperaba para nada el éxito de los vídeos cortos que cuelgan en la red y que se viralizan en cuestión de minutos. Y de igual sopetón le pilló la polémica por un chiste que había hecho años atrás sobre las personas de raza gitana, y que le costó varias amenazas de muerte. Otra cosa muy distinta, y que admite entender, es que le digan que no tiene «ni puta gracia». «Tendría que ser el mejor chiste del mundo para estar dispuesto a estar tan en el foco», explica el humorista, para quien siempre existe «un punto de casualidad» en estos casos.

- ¿Qué cambios trae la nueva temporada?

Principalmente, que ahora somos dos presentadores en vez de uno, que dialogamos entre nosotros y generamos nuestra propia dinámica. Y también que ahora es una especie de informativo centrado en una temática un poco más callejera y relajada. Antes los temas eran más políticos, y los hemos llevado al terreno de 'Pantomima', que es la actualidad social: tribus urbanas, cocineros y 'foodies', tendencias que llegan de Asia, festivales de música. Un contenido cercano a lo que hacemos nosotros en nuestro canal y en nuestro 'show'.

- ¿No querían desmarcarse de la esencia de 'Pantomima Full'?

No. Nosotros, junto a otros guionistas, queríamos sentirlo como algo nuestro también. Se parece más al 'show'. En los vídeos de 'Pantomima' no dejamos de hacer un personaje, y aquí no. Pero tiene nuestra forma de expresarnos y de hacer chistes. Es lo que sabemos hacer.

- ¿Se cortan un poco o van con todo?

Siempre puede haber un chiste que no guste, pero los propios contenidos son 'ligeros', y eso requiere cortarse menos que si te pones a hacer un programa donde analizas las propuestas electorales, las pensiones., que son temas en los que necesitas estar más informado y donde hay más susceptibilidad. No tiene tanto peligro.

- Entonces, ¿no hay 'miedo' a nuevas polémicas?

Miedo no hay, evidentemente. Pero es verdad que nunca sabes cuándo te va a pillar una polémica. De repente, donde tú crees que hay algo inofensivo descubres que no. En mi caso fue retroactiva; por lo que hacía años atrás. Pero tampoco puedes estar acojonado por eso. Al final, que sea lo que Dios quiera. Lo que está claro, y asumido, es que somos muchos y no puedes gustar a todos. Cuanta más exposición tengas, más fans, pero también te va a descubrir gente a la que no le vas a caer bien. Como en la vida. No te cae bien todo el mundo con el que curras, o los vecinos de tu portal...

- ¿Cuál es su formato preferido?

Parece un tópico, pero lo más divertido siempre es el directo. Cuando hacemos un vídeo para internet de 'Pantomima Full' sabemos que hace gracia porque la gente le da 'like', lo comparte, te lo pone. Te imaginas a la gente viéndolo en su móvil y riéndose, pero cuando estás en el teatro ves directamente la reacción. Y eso mola. Todos los formatos son interesantes y cada uno tiene sus códigos. A mí, dentro de la comedia, me gusta hacer de todo y todo me divierte, pero en directo tienes la respuesta inmediata que te despeja las dudas. ¿Esto será gracioso? Pues sí, lo era, porque estoy oyendo a la gente reírse. O lo contrario, claro.