Ha nacido una suegra

Ha nacido una suegra

Gloria Campano, la omnipresente madre de Bradley Cooper, le planta cara a su exnuera, Irina Shayk

ARANTZA FURUNDARENA

A Irina Shayk le cuentas ahora un chiste de suegras y lo mismo se te echa a llorar... La modelo rusa, a sus 33 años, podrá presumir de palmito pero no de haber tenido suerte con los hombres. Y, menos aún, con las madres de esos hombres. La de Cristiano Ronaldo nunca llegó a aceptarla del todo como parte del 'clan Aveiro', y la de Bradley Cooper, del que se acaba de separar, se le ha puesto en pie de guerra en cuanto ha vislumbrado la intención de Irina de mudarse a Nueva York. «No permitiré que nadie me separe de mi nieta», ha advertido la tajante abuela desde Los Ángeles en una entrevista para la revista 'Life & Style'.

Pequeña pero matona, Gloria Campano, que así se llama la progenitora del famosísimo actor cuatro veces nominado a la estatuilla, es adicta a las alfombras rojas. No porque se cuele en plan madre pesada y autoadhesiva (que también), sino porque su hijo la tiene literalmente en un altar y la lleva con él a todas partes. Muchos la recordarán en la última ceremonia de los Oscar, donde Gloria era esa diminuta rubia con gafas de sol, ataviada con una especie de sayón negro, que posaba junto a la pareja, o más bien debajo de ella. Y es que la señora Campano esa noche no se puso tacones y a su nuera le llegaba por la cintura, lo cual dio pie a todo tipo de comentarios malintencionados: desde preguntar si estaba sentada a denominarla 'cacatúa'.

Igual que hay mujeres a las que les gustan rubios o morenos, altos, velludos o de ojos azules... Irina Shayk parece sentir predilección, tal vez de manera inconsciente, por los hombres enmadrados. De todos es conocida la estrecha relación que mantiene Cristiano Ronaldo, su anterior novio, con Dolores Aveiro, auténtica matriarca de un extenso y variopinto clan en el que la modelo nunca logró integrarse del todo. Hasta el punto de que muchos sitúan el origen de la ruptura de la pareja en una fuerte discusión relacionada con una fiesta de cumpleaños de Aveiro a la que la rusa se habría negado a asistir.

En la habitación de al lado

Y como si no quieres caldo, taza y media, resulta que la devoción de Cooper por su madre es todavía mayor. El actor de 'Ha nacido una estrella' se la llevó a vivir con él en 2011 con el propósito de sobrellevar juntos el terrible duelo por la muerte de su padre, pero la cosa se fue alargando... «Mi madre no es una invitada en mi casa, mi madre duerme en la habitación de al lado», llegó a confesar Bradley en una entrevista. Incluso la ha calificado de 'cool chick', algo así como 'tía enrollada'. Habría que ver si Shayk la definiría con los mismos términos.

Lo cierto es que Campano no se corta ni se muerde la lengua, como Aveiro, que llegó a revelar que Irina había intentado abortar cuando estaba embarazada de Cristiano. Recias y poco sutiles, las suegras de Shayk parecen cinceladas con motosierra, como la escultura que le han dedicado a Melania Trump en su Eslovenia natal. Eso sí, es poco probable que Campano se atreva a plantarle cara a la temperamental Lady Gaga, en el caso de que finalmente se vaya a vivir con su hijo.

En cuanto a Irina, que por si no tuviera bastante con la separación y la suegra ha tenido que desmentir los rumores de que se ha estirado la cara, queda por ver si ha aprendido la lección o si por el contrario está dispuesta a tropezar de nuevo en la misma piedra. En ese caso, ahí tiene al actor más edípico de Hollywood: Leonardo di Caprio.