Miguel Bosé, citado en el caso del 'picasso'

Lucía Bosé, ayer a la salida de la Audiencia de Madrid. /EFE
Lucía Bosé, ayer a la salida de la Audiencia de Madrid. / EFE

Suspendida la vista contra su madre por apropiación indebida. El juez quiere que el cantante declare

I.CUESTA

Aunque estaba previsto que comenzara ayer, la Audiencia Provincial de Madrid decidió finalmente suspender el juicio que iba a celebrarse contra Lucía Bosé, a quien acusan de apropiarse indebidamente de un dibujo de Pablo Picasso. La vista se retrasará porque el juez quiere que testifique Miguel Bosé, hijo de Lucía. Así lo habían solicitado los denunciantes, que consideran que el testimonio del cantante es clave para determinar a quién pertenece la obra.

La matriarca del clan Bosé se enfrenta a una pena de dos años de cárcel y una multa considerable después de que la Fiscalía considerara probado que se apropió de un dibujo que Pablo Picasso regaló a Remedios, la mujer que fue su empleada de hogar durante 50 años. Picasso lo pintó el 12 de febrero de 1963 y detrás del dibujo, titulado 'La Chumbera', puede leerse «Para Reme». La 'Tata', como llamaban a la mujer los integrantes de la familia Bosé, falleció el 5 de abril de 1999 en la casa de la actriz y, tras su muerte, Lucía vendió el dibujo en una subasta pública por 198.607 euros. Ahora son las herederas de Remedios, dos sobrinas, quienes reclaman lo que consideran suyo.

A pesar de que ayer en los pasillos de la Audiencia se vivieron momentos de tensión (una y otra parte intercambiaron reproches e insultos), Lucía Bosé dijo estar muy tranquila. «Ese dibujo era mío. A mí no me pone nerviosa nada», manifestó muy seria a sus 87 años.

Fotos

Vídeos