María Jiménez se levanta de nuevo

María Jiménez, en el programa de Bertín Osborne, que se emitió cuando ya había sido hospitalizada. :: r.c./
María Jiménez, en el programa de Bertín Osborne, que se emitió cuando ya había sido hospitalizada. :: r.c.

La cantante recibe el alta hospitalaria después de pasar varios meses ingresada en la UCI en estado muy grave

ARANTZA FURUNDARENA

María Jiménez vuelve a casa, y no precisamente por Navidad sino por haber obtenido el alta médica, una noticia más dulce aún que el turrón. La cantante ha estado hospitalizada durante tres largos meses en los que llegó a temerse por su vida. Pero todo eso ayer, tal como cantaría ella misma: '¡Se acabó!' Una ambulancia la trasladó a su domicilio donde deberá seguir guardando reposo. Muchos califican su recuperación de auténtico milagro. Puede sonar exagerado pero lo cierto es que, a sus 69 años, la sevillana se ha convertido en la triunfadora de 'Supervivientes', sin necesidad de presentarse al concurso... En su día superó un cáncer de mama y otro de garganta y ahora acaba de sobreponerse a una gravísima obstrucción intestinal que llegó a complicársele más que su matrimonio con Pepe Sancho.

Rotunda, excesiva, deslenguada, y poco dada a cuidarse, pero también entrañable, auténtica como pocas y sincera como ninguna, María Jiménez lleva décadas sorprendiendo al público. Ahora ha sorprendido también a los médicos, que no esperaban una recuperación tan fulminante. Hasta hace muy pocos días, la artista se hallaba en la UCI, donde había permanecido gran parte de los tres meses que ha estado ingresada en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Incluso se le llegó a practicar una traqueotomía. Pero, tras recuperar las fuerzas, algo para lo que Jiménez está muy entrenada por una vida plagada de sobresaltos, los médicos decidieron que ya estaba en condiciones de continuar su rehabilitación en su residencia gaditana de Chiclana.

Ahora mismo la cantante sufre problemas de movilidad, pero los doctores aseguran que podrá recuperarla en poco tiempo. Durante su largo ingreso hospitalario, María no se ha sentido sola. Su hijo Alejandro, fruto de su unión con Pepe Sancho, ha estado pendiente de ella en todo momento, viajando continuamente desde Toledo (donde reside) a Sevilla para visitar a su madre. También su hermana Isabel, que vive en la capital hispalense, la ha acompañado a diario. Los familiares de la cantante se mostraban ayer muy agradecidos por el trato «tan humano» dispensado por el personal sanitario y por sus esfuerzos al proteger la privacidad de la enferma.

La recuperación de la intérprete ha sorprendido incluso a sus médicos

Dura existencia

Pocos días después de su ingreso en el hospital, se emitía la entrevista de Bertín Osborne a María Jiménez en 'Mi casa es la tuya'. «Ha sido el programa más duro que he hecho hasta ahora», confesó en aquel momento Bertín. La cantante, nacida en la calle Betis del barrio de Triana, desgranaba ante la cámara su dramática existencia sin ahorrar detalles. Contó que pasó hambre de niña, que fregaba los suelos de las vecinas a cambio de que la escucharan cantar. Habló de su ascendencia gitana, de la muerte de su jovencísima hija Rocío en accidente de tráfico, una pérdida insoportable que la llevó a las puertas de la locura... Tanto que volvió a casarse con Pepe Sancho, al que acusaría más tarde de maltratador.

Echada p'alante hasta rozar la insolencia, icónica folclórica de coplas libertinas, famosa por frases como «Yo eso me lo paso por el arco del triunfo» y «Con mi vida hago lo que me sale del c...», María Jiménez también declaró ante Bertín que, a pesar de los momentos terribles, hasta ahora siempre ha logrado salir adelante. «Me he levantado muchas veces, como el Ave Fénix», dijo. El alta que recibió ayer parece confirmarlo.