Guillermo de Inglaterra se enfada

Guillermo, con su hijo George./REUTERS
Guillermo, con su hijo George. / REUTERS

Indignado con quienes le acusan de infiel, amenaza con una demanda

Guillermo de Inglaterra, cansado de que la prensa de su país enlace una historia truculenta con otra, con su familia como protagonista, ha decidido que sus abogados emprendan acciones legales contra todo aquel que persista en faltar a la verdad y vender a su costa. La gota que ha colmado el vaso tiene que ver con la noticia -publicada por 'The Sun' y de la que se han hecho eco un montón de periódicos y revistas sensacionalistas- de que el príncipe le habría sido infiel a su esposa, Kate Middleton, con una de sus mejores amigas, Rose Hanbury, mientras ella estaba embarazada de su tercer hijo, el príncipe Luis. «Además de ser falso y dañino, la publicación de falsa especulación respecto a la vida privada de nuestro cliente también constituye una violación de su privacidad, conforme al artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos», ha advertido el bufete de abogados que se encarga de velar por los intereses del hijo de Carlos y Diana, en una suerte de aviso a navegantes. La decisión de Guillermo ha sorprendido porque la familia real británica no suele contestar a este tipo de informaciones.