«La foto está en la calle»

Sergio Garrido, en Ibiza durante la grabación de 'Misión exclusiva'./MEDIASET
Sergio Garrido, en Ibiza durante la grabación de 'Misión exclusiva'. / MEDIASET

El paparazzi Sergio Garrido es el protagonista de 'Misión exclusiva', donde cuenta su último verano persiguiendo famosos en Ibiza. El programa se estrena hoy en Cuatro

JULIÁN ALÍA

Katy Perry, Cristiano Ronaldo, Cher, Paul McCartney, Nieves Álvarez, Leonardo DiCaprio, Messi, Rafa Nadal... son algunos de los personajes que han estado este verano bajo el objetivo de Sergio Garrido, un paparazzi atípico y «superhonesto» que incluso pide permiso a los famosos antes de retratarlos. Sobre su figura (las cámaras le van siguiendo durante ocho semanas, en su trabajo de día a día en Ibiza) gira 'Misión exclusiva', el programa que Cuatro estrena hoy a las 22.45 horas.

-¿Cómo empezó en el oficio?

- La verdad es que la fotografía me ha dado igual siempre. Nunca me ha gustado. Dejé la noche, de trabajar en locales de copas, y me compré una cámara. No empecé porque tuviera pasión por ello, sino porque realmente era una salida a una rutina de la que estaba cansado. Me fui primero a Barcelona, luego a Nueva York y más tarde a Ibiza.

- ¿Ha llegado a sentir miedo?

- En mi profesión se siente miedo, se siente nostalgia, porque estás muchas veces solo. Cuando tienes hijos, como es mi caso, echas mucho de menos a la familia, porque te quita mucho tiempo de estar con ellos. Es un trabajo muy dependiente. Ser paparazzi es algo que engancha y un modo de vida.

- ¿Qué es lo más importante en la profesión?

- La información. Con ella llegas a todos lados. Mi labor principal es buscar informadores. Yo me monto en un taxi en cualquier lado del mundo y le digo que cuando se monte un famoso me llame. Hago autostop en Ibiza, y ya estoy informado para toda la vida. Me siguen llamando porque me porto muy bien con ellos. La gente busca dinero, y la información se paga.

- ¿De cuántas fuentes dispone?

- Puf, no sabría decir un número. Tras los siete años que llevo trabajando en esta profesión, tengo muchísimas fuentes e informadores. También van cambiando. Hay gente que te interesa porque está en un sitio trabajando, y lo deja y ya no puede darte información. La información hay que renovarla.

- ¿Cómo se organiza?

- Me levanto por las mañanas, cojo el teléfono y empiezo a llamar. El resto del día, prácticamente en la calle. La foto está en la calle. En casa no te llega. Hay que salir fuera, rastrear y moverse mucho, aparte de conseguir información y de hacer guardias en los sitios de moda. En el programa se verá todo, desde cuando te llega la información hasta cuando se finaliza la foto y se vende.

- ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

- El tema económico está muy bien, pero a mí lo que me gusta es hacer el trabajo bien. Al principio sí pensaba en el dinero, pero ya no.

- ¿A cuánto le pagan la foto?

- Eso se verá en el programa.

- ¿Alguna vez se ha sentido como un ladrón de privacidades?

- Nunca. En este mundo, cuando te pones a trabajar hay mucha gente que te utiliza. También hay personajes que se sienten molestos, y entonces yo cojo y me piro. Intento hablar con ellos para que no lo estén, y si no lo consigo, me retiro. Intento hacer el menor daño posible. Ya se verá en el programa. Lo hago por satisfacción personal.

- ¿Cómo ha llevado ser el 'perseguido' durante esas semanas?

- Ni lo he notado. Tengo un equipo tan maravilloso que solo me daba cuenta cuando me decían «espera, espera». El tercer día me había olvidado de que había un cámara detrás.

Fotos

Vídeos