Alejandro Sanz se separa a la gallega

Raquel Perera y Alejandro Sanz se casaron hace siete años y tienen dos niños en común, Dylan y Alma. :: r. c./
Raquel Perera y Alejandro Sanz se casaron hace siete años y tienen dos niños en común, Dylan y Alma. :: r. c.

Con un comunicado ambiguo, y más oscuro que Nueva York bajo el apagón, el cantante y su todavía mujer dejan medio entrever que su relación se ha acabado

ARANTZA FURUNDARENA

Alejandro Sanz ha querido redactar un comunicado, tal vez de ruptura, pero lo que le ha salido es la letra de una canción. No una canción de las suyas sino de las de Leonard Cohen. De esas bellas y poéticas que cuanto más las escuchas menos las entiendes. ¿Qué nos ha querido decir Alejandro Sanz con ese mensaje difundido a través de las redes? Difícil asegurarlo, porque hasta Zaratustra (e incluso Rajoy en plena caraja mental) hablaban con más claridad. Oscuro como Nueva York en pleno apagón, el comunicado es un jeroglífico casi indescifrable para cuya traducción no existe otra piedra Rosetta que la del sentido común y la intuición... Y estos nos llevan a concluir que detrás de tan bellas palabras, dignas de una canción de amor, se esconde en realidad un fracaso sentimental como un piano.

«Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será. Lo eterno tiene la complejidad y la ventaja de transformar las maneras de amarse en otras direcciones, sin destruir el cariño, la lealtad y la responsabilidad conjunta sobre nuestros hijos. Nuestra familia está por encima de cualquier cosa... Es diversa y bella, como la vida, y así permanecerá. El mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente. Gracias por respetarlo».

Eso es lo que han difundido de manera sincronizada el cantante y su todavía mujer, Raquel Perera, a través de sus respectivas cuentas de Instagram. Y hay que admitir que desde el alambicado «cese temporal de la convivencia» de los duques de Lugo no se había vuelto a ver un anuncio de separación más ambiguo ni políticamente correcto. Pero esto lo coge Freud y tiene para cinco tomos. Tal vez la redacción final haya correspondido a Perera, que es psicóloga... El hecho es que, igual que en la película de Woody Allen 'Annie Hall', donde los personajes decían una cosa y por dentro pensaban justo la contraria, aquí hay más mensajes subliminales que en un anuncio de preservativos. Y ya sabemos que en la publicidad el deseo está por encima de la realidad y siempre se presume de lo que se carece.

Hay más mensajes subliminales en ese comunicado que en un anuncio de preservativos

Traducción simultánea

Siguiendo estos principios básicos, la traducción simultánea vendría a ser: «Somos una familia y siempre lo seremos» (A partir de ahora viviremos separados). «Decidimos amarnos para siempre y así será»(Nuestra relación se ha acabado pero queda la amistad). «Lo eterno tiene la complejidad y la ventaja de transformar las maneras de amarse en otras direcciones, sin destruir el cariño, la lealtad y la responsabilidad conjunta sobre nuestros hijos» (Ya no nos soportamos pero intentaremos llevarnos bien por los niños). «Nuestra familia está por encima de cualquier cosa... Es diversa y bella, como la vida, y así permanecerá» (tendremos un convenio regulador razonable). «El mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente» (Ya no nos reconocemos pero vamos a intentar acabar esto de buen rollito). «Gracias por respetarlo» (Dejad de especular, que ya os vale).

Publicado tras varias semanas de rumores de crisis en la pareja, el mensaje lo ilustra una estampa familiar del cantante con su mujer y sus hijos, Dylan y Alma, emborronada por globos, burbujas y corazones, tan nebulosa y opaca como el texto que la acompaña. Alejandro Sanz, de 50 años, y Raquel Perera, de 44, se casaron hace siete por sorpresa. Ni los invitados sabían que estaban asistiendo a su enlace. Para romper han elegido la misma fórmula. Ni los invitados a leer su comunicado saben si realmente están asistiendo a su separación.