"El miedo que vivimos allí no se lo deseo ni a la peor persona del mundo"

"El miedo que vivimos allí no se lo deseo ni a la peor persona del mundo"

El exfutbolista del Barcelona, Marc Bartra, ha relatado visiblemente emocionado en 'El Hormiguero' el atentado del que fue víctima hace un mes en Dortmund

IDEAL.ES

El 11 de abril el mundo del fútbol quedó consternado por el atentado que tuvo lugar en la previa del partido de Champions League entre el Borussia de Dortmund y el Monaco en la ciudad del equipo alemán. En aquel suceso acabó herido el futbolista español y central del Dortmund, Marc Bartra. Por eso el jugador ha visitado 'El Hormiguero' para relatar aquel episodio y hacer ver lo importante que es valorar nuestra vida.

Pablo Motos ha querido conocer lo sucedido de primera mano nada más comenzar la entrevista. Bartra, sincero, ha confesado que "lo he contado a poca gente, fue algo horroroso, hasta ahora no había hablado de ello". Después ha empezado a relatar lo que sucedió: "A las 7 de la tarde salimos del hotel, bajamos hacia el bus y me hice fotos con algunos fans (...) fue sentarme, hablando con el móvil con mis amigos y en un abrir y cerrar de ojos todo pasó de la tranquilidad a ver muchísimo humo y los oídos me pitaban... había mucho olor a pólvora y hasta el móvil se me disparó".

Tras lo sucedido, Bartra, visiblemente emocionado, ha explicado cuáles fueron sus pensamientos. Cómo se sentía. "Sentí miedo, muchísimo miedo empezamos a gritar y yo además del dolor le dije al doctor que viniera".

El futbolista internacional español deja claro que hubo una persona esencial en aquel momento para él:"La fisio me dio guantazos en la cara y me impidió a quedarme a dormir" Sincero, el central catalán, pensó "que no podía dormirme por si no me volvía a levantar y no podía parar de pensar en mi hija".

Pero lo sucedido, lejos de hacerle rendirse, le ha hecho crecer pues "la gente no es consciente de lo que vivimos". De hecho asume que sus "compañeros son héroes por lo que vivimos allí". Además Bartra se ha abierto tanto que ha deslizado que "contándolo me siento fuerte".