Ciencia: Un sistema controla genes con la mente

Ciencia: Un sistema controla genes con la mente

IDEAL.ES

Parece sacado de una película de ciencia ficción pero es real. Ha sido utilizado por varias personas y en ratones. Como sabemos, la mayoría de las veces la realidad supera la ficción, y esto es algo que nos lo demuestra. En un futuro no muy lejano los genes podran ser controlados por el pensamiento. Así lo están desarrollando investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zurich (ETH Zurich), en Suiza, un método de control de los genes con el pensamiento. En el futuro un implante podría ayudar a combatir la epilepsia o un dolor de cabeza.

Según se detalla en un artículo que publica Nature Comunications, los científicos han creado un nuevo método de regulación genética que permite crear ondas cerebrales específicas para controlar la conversión de genes en proteínas, llamada expresión génica en términos técnicos.

"Por primera vez, hemos sido capaces de aprovechar las ondas cerebrales humanas, transferirlas de forma inalámbrica a una red de genes y regular la expresión de un gen en función del tipo de pensamiento. Ser capaces de controlar la expresión génica a través del pensamiento es una posibilidad que hemos estado persiguiendo durante más de una década", afirma el director del trabajo, Martin Fussenegger, profesor de Biotecnología y Bioingeniería del Departamento de Biosistemas (D-BSSE) de la ETH de Zurich.

El sistema funciona de manera eficiente y efectiva en el cultivo celular humano y el sistema humano-ratón. Fussenegger espera que un implante pueda ayudar un día a combatir enfermedades neurológicas, como dolores de cabeza crónicos, el dolor y la epilepsia mediante la detección de las ondas cerebrales específicas en una etapa temprana y la activación y el control de la creación de determinados agentes en el implante exactamente en el momento adecuado.

Una fuente de inspiración para el nuevo sistema de regulación de genes controlados por el pensamiento fue el juego Mindflex, donde el jugador lleva un auricular especial con un sensor en la frente que registra las ondas cerebrales. El electroencefalograma registrado (EEG) se transfiere al entorno del juego y controla un ventilador que permite guiar una pequeña bola mediante el pensamiento a través de una carrera de obstáculos.

El nuevo sistema también hace uso de un auricular EEG y las ondas cerebrales grabadas se analizan y se transmiten de forma inalámbrica a través de bluetooth a un controlador, que a su vez conduce un generador de campo que provoca un campo electromagnético; creando un implante con una corriente de inducción.

A continuación, la luz va literalmente en el implante: una lámpara de LED integrada que emite luz en el rango del infrarrojo cercano se enciende y se ilumina una cámara de cultivo que contiene células modificadas genéticamente. Cuando la luz del infrarrojo cercano ilumina las células, comienza a producir la proteína deseada.

El implante se probó inicialmente en cultivos de células y ratones y fue controlado por los pensamientos de varios sujetos de prueba. "El control de los genes de esta manera es completamente nuevo y único en su simplicidad", explica Fussenegger.