Sexto intento en Baza para evitar la mayoría del PSOE

Los candidatos a la alcaldía de Baza en los Caños Dorados /JOSÉ UTRERA
Los candidatos a la alcaldía de Baza en los Caños Dorados / JOSÉ UTRERA

Los resultados de las elecciones andaluzas y las generales, dan esperanza a unos y siembra de preocupación en otros, por mucho que se diga que se vota a las personas.

José Utrera García
JOSÉ UTRERA GARCÍABaza

Los partidos políticos se plantean estas elecciones municipales en Baza como un auténtico plebiscito para comprobar si esta vez se podrá acabar con la hegemonía socialista, que ha gobernado la ciudad con mayoría absoluta durante las últimas cinco elecciones. El objetivo, es quitar la mayoría absoluta. Antes de que se pronuncien los ciudadanos, ya hay ofrecimientos para pactar contra el PSOE.

Son cinco los partidos que se presentan a las elecciones municipales en Baza (PSOE, PP, IU, Ciudadanos y Vox) – uno más que en la anterior legislatura- siendo novedad la incomparecencia después de siete legislaturas consecutivas del Partido Andalucista.

El PSOE vuelve a situar a Pedro Fernández como candidato en la que parece ser su última aventura municipal después de 12 años como alcalde y cinco como concejal. Pese a que en las últimas autonómicas y generales han sido los más votados, los socialistas no las tienen todas consigo aunque confían una vez más del tirón electoral de su candidato que suele aportar en los comicios municipales un plus añadido que les suele dar la mayoría absoluta, hecho éste que ha ocurrido siempre con él como candidato. En esta ocasión recupera como hombre fuerte de su equipo al profesor bastetano, Manuel Gavilán, que ya ejerció como concejal con Diego Hurtado en la década de los noventa que ocupa el número tres de la lista mientras que el número dos es para la actual concejal de Servicios Sociales Mariana Palma.

En el PP si hubo de cambiar a última hora de candidata. La sorprendente victoria de las derechas en las elecciones andaluzas provocó que la que iba a ser por cuarta vez candidata y que de hecho fue nombrada por los órganos del partido, María José Martín, fuera nombrada delegada de Agricultura de la Junta en la provincia por lo que hubo que buscar un recambio del última hora. La elección recayó en la actual concejala popular, María Luisa Velázquez de Castro, abogada de profesión y que ha sido el apoyo fundamental de Martín durante estos cuatro años en el consistorio bastetano. Le acompañan como escuderos dos hombres de partidos y que actualmente son también concejales como Hilario Llorente y David López.

Baza Unida para la Gente: Izquierda Unida-Izquierda Andalucista es, junto al PSOE la única formación que no ha cambiado de candidato. Se trata de Juan Ramón Gil Van Gils, uno de los máximos dirigentes provinciales de IU en la provincia y que en esta legislatura ha compatibilizado su cargo de portavoz municipal con el de asesor de IU en la Diputación. Lo hará por segunda legislatura consecutiva y ha incorporado a la lista a algún miembro del extinto PA con el objetivo de arrastrar algunos votos andalucistas que ahora quedan huérfanos. Como número dos y tres se hace acompañar de Nuria López Tolivia y de Eugenio Martínez Campo. Aspiran a ser determinantes en el próximo equipo de gobierno que salga tras las elecciones.

Ciudadanos se plantea estos comicios como la confirmación definitiva de que son el segundo partido más votado en la localidad. En las andaluzas y generales ya lo han conseguido superando con holgura a los populares. Encabeza la lista Fernando Serrano que en la legislatura que ahora agoniza comenzó siendo el hombre fuerte de María José Martín en el Partido Popular tanto en el partido como el grupo municipal pero que tras graves desavenencias personales y políticas acabó dejando el partido no sin antes asistir a situaciones chuscas en las relaciones entre ambos bandos. Durante algo menos de un año ocupó plaza como concejal No Adscrito- lo que antes se denominaba grupo mixto- para posteriormente abandonar su acta para dedicarse a crear el nuevo grupo de Ciudadanos en Baza. Le acompaña como número dos otro ex concejal popular lo fue en la legislatura 2011/2015, Clemente Domene. Se da la curiosa circunstancia que la única concejal de Ciudadanos, María Teresa Navarro, recientemente también se ha pasado al grupo de No Adscritos prácticamente por la mismas razones que lo hizo Serrano para abandonar el PP.

Nulas relaciones

Lo cierto es a día de hoy las relaciones de populares y naranjas en Baza está totalmente rotas, que la animadversión es mutua y que difícilmente podrían gobernar en coalición si la suma de ambos dieran aunque en política nunca se sabe.

El último partido en liza es Vox que tras los buenos resultados en las dos últimas elecciones ha decidido competir en las locales. Encabeza la lista otro ex concejal del PP. Se trata del empresario Rafael Azor que se acompaña en los puestos dos y tres de dos personas sin vinculación con la ciudad como Miguel Ángel Batlles y Noelia María Lozano. Este grupo ha protagonizado la anécdota en la confección de las listas. Y es que en un primer momento incorporó a la misma y de hecho así salió publicado en el BOP al conocido taxista bastetano, Antonio Robles, Posteriormente decidieron apartarlo de la misma sin contar con él. Desairado, recurrió al Juzgado Contencioso Nº 4 de Granada quien ordenó a la Junta Electoral de Zona que debía volver a meterlo en la lista dado que no existía su renuncia expresa por lo que actualmente figura como candidato aunque el partido al que representa ha decidido eliminar su foto en los carteles electorales. El cabeza de lista, Rafa Azor, no se esconde y dice que cuando acepto ir de candidato, quito de la candidatura a varias personas porque la lastraban mucho.

Como ocurre en otras cabeceras de comarca del interior, Baza tiene problemas similares, falta trabajo, y mucho del que hay es de baja calidad. La despoblación es también un problema cada vez mayor. Y las infraestructuras tardan décadas en llegar. Y el patrimonio histórico necesita mucho dinero y la colaboración de todas las administraciones. El proyecto más ilusionante es la línea eléctrica de alta capacidad, y el más frustrante, la no construcción de la autovía del Almanzora. En positivo, no cabe duda del reforzamiento de Baza como centro administrativo, aunque se puede mejorar. Baza es ahora una ciudad mucho más amable urbanísticamente y tiene un gran prestigio en materias como el bienestar social de sus vecinos. De momento todos los partidos mantienen una campaña de perfil bajo, pero no paran de moverse.