Las seis mayorías costeras del PSOE en tiempos de pactos

Toñi Antequera celebra con su equipo de Gualchos-Castell de Ferro que ha ganado la mayoría absoluta. /IDEAL
Toñi Antequera celebra con su equipo de Gualchos-Castell de Ferro que ha ganado la mayoría absoluta. / IDEAL

Los socialistas ganan una, pierden otra y la revalidan en sus feudos históricos

Laura Ubago
LAURA UBAGOCastell de Ferro

Aunque en Motril lleven 12 años sin ganar y en Almuñécar hayan tocado un techo de solo tres concejales en estas dos últimas elecciones, la Costa, antes de ayer, fue para el PSOE. Con 16.216 votos para los socialistas frente a los 13.555 de los populares (conseguidos en el partido judicial formado por doce municipios), se han llevado dos diputados frente a uno que ha logrado el PP.

¿Dónde está la clave? En los pueblos medianos y pequeños donde el PSOE es una roca impenetrable. Ni golpeándole se fractura. En tiempos de segmentación y nuevas formaciones, cinco municipios costeros revalidaron su mayoría absoluta socialista, uno la ganó y otro, Salobreña, la perdió aunque venció en la contienda. Se trata de feudos históricos socialistas donde es complicado que triunfen otras siglas, aunque, en algunos, a veces también sucede. La mayoría absoluta que ha sumado el PSOE en este 26M es la de Gualchos-Castell de Ferro. Primero los socialistas gobernaron con este margen, luego fue el PP el que no necesitó de apoyos, en este último mandato ha llevado la alcaldía el PSOE en minoría y ahora se han logrado la mayoría. Por eso la alcaldesa, Antonia Antequera, está tan contenta porque, después de cuatro años gobernando en minoría y consensuado todo y sacando los presupuestos adelante, ahora podrá continuar con su proyecto en solitario y esto supone un «respaldo» y un «incentivo» para seguir trabajando en esta línea. Lo que ha pasado en Gualchos-Castell de Ferro es que el pueblo ha crecido y se han generado dos concejales más que han ido al PSOE que ha pasado de 5 a 7. «Estoy feliz y agradecida, también sé lo que es estar en la oposición y ahora aprovecharemos la mayoría para continuar con el ritmo que habíamos marcado durante estos cuatro años», apuntó Antequera.

En Vélez de Benaudalla, el PSOE ha vuelto a llevarse la mayoría absoluta pero esta vez, con 111 votos más, que se han transformado en un edil con el que han sumado 8. El que ha perdido ese concejal que se ha ido al saco socialista ha sido el Partido Popular, que tenía 3 y se ha quedado con 2. «Tenemos muchos votantes que no son socialistas, nuestro principal objetivo era que el Ayuntamiento fuese más transparente y cercano y creo que lo hemos conseguido. Ahora haremos todo lo posible por no defraudar a quienes nos han dado su apoyo», señaló Francisco Gutiérrez, alcalde de Vélez de Benaudalla.

En Jete, Ítrabo y Lentegí la mayoría se ha vuelto a conseguir. También en Albuñol, donde María José Sánchez ha conseguido un resultado casi idéntico, bueno, 14 votos menos que en las anteriores. La alcaldesa socialista volverá a gobernar en mayoría y el municipio tendrá como segunda fuerza política a Vox, que ha sacado tres concejales, encabezado por el exalcalde del PP, Juan María Rivas.

Donde no ha sido posible sostener la mayoría absoluta es en Salobreña. María Eugenia Rufino ha estado estos cuatro años gobernando en solitario y ahora, o lo hará en minoría o llegará a algún acuerdo, siempre con alguna formación de izquierdas. La candidata del PSOE expresó que está «contenta» porque «no ha sido un voto de castigo». Rufino se reunión ayer con su equipo para valorar los resultados y llegaron a la conclusión de que la pérdida de votos se debe a la fragmentación del Ayuntamiento. Además señaló que se han quedado a doce votos del octavo concejal. Detrás de ellos hay hasta seis partidos más que han logrado representación.