La papeleta de demoler o arreglar el mercado de Almuñécar

Un puesto de fruta convive junto a una persiana bajada en el mercado municipal de Almuñécar, que tiene el parking cerrado desde el año 2012. /Javier Martín
Un puesto de fruta convive junto a una persiana bajada en el mercado municipal de Almuñécar, que tiene el parking cerrado desde el año 2012. / Javier Martín

La plaza de abastos de Almuñécar se muere sin parking y tras siete años de polémica. Resucitarla es el reto de todos los partidos. Los sexitanos decidirán el 26-M si apuestan por una gran reforma o por un nuevo edificio

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETEMotril

El mercado municipal de Almuñécar va camino de siete años sin levantar cabeza. Desde que en 2012 las graves deficiencias de seguridad obligaran a precintar su parking, el mercado 'malvive' sin aparcamiento y las instalaciones languidecen. Ya ni la calidad y la frescura de los productos de los puestos logran contener la sangría de clientes. El mercado de Almuñécar agoniza y necesita una solución urgente. Hasta ahí todos los partidos de acuerdo. Ahora bien, en lo que a la solución respecta, las opiniones son muy diferentes. El mercado ha sido la gran patata caliente de este mandato para el gobierno municipal de Trinidad Herrera (PP) que no ha logrado culminar sus planes de derribar el edificio y adjudicar la construcción de uno nuevo a una empresa privada a cambio de la gestión parte de las zonas comerciales y del parking subterráneo.

El PP ya ganó las elecciones pasadas con un programa que incluía su propuesta de renovar el edificio, por lo que la alcaldesa Trinidad Herrera sentía que tenía el apoyo ciudadano para tirarlo y en eso continuará si revalida el cargo. Sin embargo los principales partidos de la oposición le reprochaban que no había mostrado la 'letra pequeña' de su propuesta, que incluía una gran superficie comercial en el edificio. CA ha hablado directamente estos meses de «pelotazo urbanístico». Ahora todas las cartas están sobre la mesa y boca arriba y serán los sexitanos los que decidan finalmente si el edificio se reforma o se levanta desde cero, en función del partido al que den el apoyo mayoritario.

Lo que parece claro es que el culebrón del mercado, que dura ya siete años, tiene que resolverse, sí o sí, en este mandato. Todos partidos lo llevan en su programa. El Partido Popular, Ciudadanos, Más Almuñécar y Adelante Almuñécar apuestan por derribar el edificio y construir uno nuevo, eso sí, cada uno con muy distintos matices. En el otro lado están los partidos que salvarían el actual edificio pero con una reforma integral: CA, Partido Socialista y Vox.

Un nuevo edificio como «locomotora» del centro comercial

El origen de los males del mercado municipal no está en este mandato sino que hay que mirar más atrás, según advierte el PP. «Para saber a dónde vamos tenemos que saber de dónde venimos. No es lógico que el mercado de Almuñécar, con apenas 30 años, esté para caerse abajo. Es lógico si lo ha hecho Juan Carlos Benavides con su habitual forma de hacer las cosas. Deprisa, corriendo y sin control para llegar a las elecciones a tiempo. Una chapuza como tantas, que ahora tenemos arreglar otros y pagar entre todos», valoran. De cara al futuro, si revalida la Alcaldía, el PP continuará con sus planes de adjudicar el mercado a una empresa privada, que levante un edificio que quieren convertir en el revulsivo del centro comercial. «Almuñécar tendrá un mercado municipal moderno, competitivo, generador de negocio y una auténtica locomotora comercial y económica de todo el casco urbano. Para ello el PP propone construir un nuevo mercado polivalente que mantenga sus puestos tradicionales y se complemente con otras ofertas alimentarias, de ocio, de restauración y deportivas que revitalicen la zona, ampliando el horario a la tarde y los fines de semana, contando con la inversión privada».

Una reforma para que sea referente turístico y comercial

El partido que ha liderado la oposición en este mandato, Convergencia Andaluza, insiste en que en la historia del mercado ha sido la del intento de un «pelotazo urbanístico» por parte del gobierno de Trinidad Herrera. «Pararon las obras de rehabilitación en 2011, cerraron el aparcamiento en el año 2012, dejaron morir el mercado e intentaron privatizarlo adjudicándolo a una gran cadena comercial, provocando un importante daño al comercio y una indemnización al concesionario del aparcamiento de más de tres millones de euros». Así resumen desde CA la gestión del PP en este tema. El Partido de Benavides siempre ha sido muy crítico con la operación para derribar el mercado y construir otro nuevo que incluya una gran superficie comercial. En este sentido tachó de «éxito de la movilización ciudadana» que el concurso para adjudicar el mercado se quedara desierto. Sus planes, si gobiernan pasan por una reforma del mercado que lo revitalice por completo, llevando a cabo el «refuerzo de la estructura dañada bajo la zona de la pescadería y rehabilitación integral combinando las zonas comerciales, con hostelería y ocio para volver a convertirlo en un referente comercial y turístico y un punto de encuentro social y cultural».

Un gran espacio comercial que se unirá con el acuario

Para los socialistas de Almuñécar el tema del mercado es uno de los máximos exponentes «de la pésima e ineficaz gestión del PP en nuestro pueblo». De hecho, entienden que el deterioro del mercado y el cierre del aparcamiento es «un grave problema, generado por el actual gobierno municipal, al que los socialistas haremos frente y que debe ser solventado con la máxima urgencia».

«Nuestra propuesta es hacer una gran inversión en el mercado y en toda su zona de influencia, convirtiéndolo en un gran espacio comercial. Emprenderemos una gran reforma integral de todo el entorno del mercado, convirtiendo toda la zona en un nuevo eje comercial del municipio, donde se revitalicen los locales se generen nuevas iniciativas y se gane un espacio peatonal más que puedan disfrutar todas la familias». El concepto que defiende el PSOE es, por tanto, el de mercado tradicional «admitiéndose como actividades complementarias las de ocio, restauración y pequeño comercio». Entre los planes del PSOE para el mercado está la puesta en funcionamiento del parking de forma prioritaria y la creación de un gran espacio público que interconecte el mercado y el acuario. «Eliminaremos el muro que rodea el actual mercado y se abrirá e integrará en toda la zona peatonalizada. Revitalizaremos toda la zona de influencia como área estratégica de comercio tradicional y de servicios. Mejoraremos la urbanización, iluminación, los jardines y modernizaremos la imagen de las principales vías comerciales».

Un edificio nuevo y público que no divida a los sexitanoss

«Desastrosa». Así define Ciudadanos la gestión que este gobierno ha realizado del mercado, desde que en 2012 se cerró el parking. «Vamos a defender siempre a nuestros comerciantes, dándoles opciones para tener un negocio en el nuevo mercado. Nosotros apostamos por un mercado nuevo, tradicional público y eficiente. Pero principalmente estimamos que tiene que ser un proyecto unificador abierto a ideas y sugerencias y que no vuelva a dividir a los vecinos y comerciantes. Y desde luego tiene que ser un proyecto que aúne a todas las fuerzas políticas porque este es un problema que tenemos que resolver desde el consenso y no desde la confrontación y cuya meta tiene que ser el mercado que todos nos merecemos». El nuevo edificio por el que apuesta Cs aumentaría el parking en una planta para crear una dársena de carga y descarga, además de incluir restauración y oferta alternativa para que el mercado estuvieses abierto todo el día.

Una solución definitiva desde el consenso

Si algo tiene claro Más Almuñécar, socios del gobierno del PP en este mandato, es que ha llegado la hora de dar una «solución definitiva» al mercado. «Partiendo del consenso social pensamos que es necesario realizar un nuevo mercado, adaptado a la nueva ciudad y que resuelva de una vez por todas los problemas heredados. Reformar este edificio es inviable ya que no resuelve los problemas estructurales ni mejora la oferta actual. Mantener y mejorar los puestos tradicionales, añadiendo nuevos espacios y servicios, nos parece la propuesta que merece la Almuñécar del Siglo XXI. Queremos convertir al mercado un nuevo referente comercial y turístico, un espacio dinámico para el disfrute de ciudadanos y visitantes, generador de sinergias económicas». Prepararán así un proyecto atractivo para los inversores pero a la vez que de prioridad a los intereses de Almuñécar y los comerciantes.

Modernización y dar voz a vecinos y comerciantes

Para Vox Almuñécar, el mercado está «estancado». «No apetece ni siquiera ir debido a su estado. Encontramos dos secciones que están muy llenas y otras dos que están completamente vacías, que apenas reciben clientes». Además, a día de hoy «no es un mercado cómodo» por la falta del parking.

«Desde Vox proponemos hacer del mercado un lugar más atractivo para el consumidor y más adecuado para el trabajador. Para ello, estudiaremos la modernización de la actual ordenanza, revisando los problemas que actualmente tienen los concesionarios. Apostamos por que sean los comerciantes del mercado y alrededores quienes, por mayoría, decidan la mejor solución para el futuro del mercado tradicional de este pueblo. Es necesario el arreglo de daños que presenta la estructura y también es preciso conservarlo, acometer el reacondicionamiento de las plantas bajas y agilizar la apertura del aparcamiento.

Nueva construcción financiada con fondos públicos

La coalición Adelante Almuñécar-La Herradura fija en 1987, el año de construcción del mercado, el inicio de sus problemas, en tanto que no se impermeabilizó correctamente para evitar las filtraciones al parking. Creen que las reformas de gobiernos anteriores solo han servido para «tirar el dinero» y también subraya los «errores» del PP en este tema. «El principal ha sido la falta de decisión. No han sabido nunca cómo resolver esta patata caliente que heredaron». Ellos apuestan por un mercado nuevo de gestión pública. «Un edificio moderno y funcional cuyo coste pueda ser asumido por el ayuntamiento con ayudas de otras administraciones y con la venta de parte de las plazas de aparcamiento. Nos parece insensato proponer una reforma del edificio cuando los técnicos nos dicen que hay vicios ocultos y que no se garantiza la solución definitiva del problema».