La izquierda concurre en Granada dividida y con multitud de marcas y nombres distintos

La izquierda concurre en Granada dividida y con multitud de marcas y nombres distintos

La confluencia de Adelante Andalucía sólo logra presentar listas conjuntas en 15 municipios, entre ellos la capital

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

Una de las principales cuestiones que marcan las elecciones municipales que se celebran hoy en toda España es la fractura en los partidos de izquierdas, que en muchos lugares se presentan por separado tras no haber logrado alcanzar un acuerdo programático que les permitiese concurrir juntos y aglutinar el voto.

En la provincia granadina no faltan ejemplos ni de la confluencia ni de su fracaso. De acuerdo con la información publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) acerca de las 661 listas distintas que se presentan en los 174 ayuntamientos que la componen, sólo en 15 municipios concurren con el nombre de Adelante, la confluencia entre Unidas Podemos e Izquierda Unida heredada de la convocatoria electoral del pasado 2 de diciembre.

El más importante de ellos por su tamaño es la capital; aunque el hecho de que a pesar de haber alcanzado un acuerdo haya 18 listas distintas entre las que elegir no ayuda a la concentración del voto, una de las condiciones para que la Ley D'Hont no juegue a la contra a la hora del escrutinio.

Por el lado contrario, en otros 14 ayuntamientos, entre ellos tres que se encuentran entre los diez con mayor volumen de población de la provincia, como Motril, Armilla y Albolote, Izquierda Unida y Podemos no han logrado ir todos a una y presentan listas separadas para los comicios de hoy.

Déjà vu

La situación en el sector izquierdista no deja de recordar, aunque por motivos distintos, a la que se vivió en las elecciones municipales de mayo de 2015. Entonces había pasado apenas un año desde el nacimiento institucional de la formación morada, y su expansión territorial no se había completado, sobre todo en los municipios de menor tamaño del país. Por esta razón, los de Pablo Iglesias decidieron llegar a acuerdos puntuales con agrupaciones electorales de carácter municipalista para concurrir allá donde pudiesen.

Cuatro años después, Unidas Podemos tiene un mayor peso específico en la España menos poblada, pero los problemas han pasado a ser de tipo político e incluso personal. El caso de 'Vamos, Granada', la candidatura de este tipo que se presentó en la capital, es paradigmático de esta evolución. Consiguió tres concejales en 2015; en esta ocasión, sólo la cabeza de lista, Marta Gutiérrez, continúa bajo la misma marca; los otros dos, Luis de Haro-Rossi y Pilar Rivas, concurren cada uno en una lista diferente.

Pero el de la capital no es el único caso; en otros municipios, como Atarfe, donde también tuvo éxito una candidatura municipalista (Por Atarfe Sí) de confluencia, en esta ocasión la izquierda presenta hasta tres listas distintas; la del partido antes mencionado, así como Podemos e Izquierda Unida. En otros lugares, como La Zubia u Órgiva, también se han vivido historias similares. Habrá que esperar al cierre del escrutinio para ver cómo afecta esta situación a la izquierda.