Diario de campaña

El domingo de Las Batallas

Los candidatos a la alcaldía posan ante las cámaras minutos antes del debate electoral del lunes./RAMÓN L. PÉREZ
Los candidatos a la alcaldía posan ante las cámaras minutos antes del debate electoral del lunes. / RAMÓN L. PÉREZ

La coincidencia del debate con el partido del Granada fue solo un aperitivo de lo que podría suceder el próximo 26M: un hipotético ascenso del equipo de fútbol en plena jornada electoral

Javier Morales
JAVIER MORALES

El Granada CF venció en la primera contienda de la semana: acercó el ascenso a la máxima categoría con su victoria en Albacete. En paralelo se disputaba otra, el debate electoral de TG7, del que todos salieron victoriosos –si se pregunta a los contendientes–. Hubo pasión y entrega en ambas pugnas, pero en el fondo no fueron más que un aperitivo ante lo que puede ocurrir el domingo: que el Granada firme el salto de categoría mientras en los colegios electorales comienza el recuento del que saldrá el futuro de la ciudad para los próximos cuatro años. La épica del deporte y la política concentrada en una misma noche: la del domingo de Las Batallas.

Ayer, un aspirante a la alcaldía cavilaba sobre los horarios del domingo. A las siete de la tarde, Pulido Santana pitará sobre el verde del Nuevo Los Cármenes para dar por inaugurado el asalto a la Primera División. Cuando comience la segunda parte del partido, a las ocho, cerrarán los colegios electorales. Tres cuartos de hora más tarde, el Granada será de Primera División (si logra ganar al Cádiz) al tiempo que termina el recuento de las urnas para las europeas y comienza a desenredarse la madeja de las municipales.

En definitiva: los candidatos tendrán tiempo para ver el fútbol y luego seguir el escrutinio desde sus respectivas sedes. Lo que pasará a partir de ahí es una incógnita. No sería de extrañar que el futuro alcalde o alcaldesa de Granada festeje un triunfo junto a los futbolistas... en la fuente de Las Batallas.

Ayer, los comentarios propios del día de resaca de un debate electoral iban seguidos de un «a ver qué pasa el domingo» –en la batalla electoral, pero también en la futbolera–. El candidato socialista, Francisco Cuenca, no comentó el debate en su intervención ante los medios, en un desayuno con mayores al que llegó con la bufanda del Granada CF en la mano. Ya lo había hecho horas antes en Twitter: «El debate ha dejado muy claro quién tiene un proyecto claro y definido para Granada y quién, amparándose en la mentira, pretende que esta ciudad vuelva al peor de sus pasados».

Cuenca saluda a dos vecinas, aún con la bufanda en la mano.
Cuenca saluda a dos vecinas, aún con la bufanda en la mano. / R. L. P.

Sebastián Pérez respondió ayer a través de los medios, con un mensaje similar pero en sentido inverso: «Ayer (por el lunes) quedó claro quién tiene un proyecto de ciudad sólido y solvente, la 'Gran Granada', y que el Partido Socialista, el señor Cuenca, ha estado tres años dando bandazos y no ha hecho un criterio de ciudad potente, sólido y para todos los vecinos». Tras sus declaraciones, el candidato pasó por una óptica y se probó unas gafas azules. Descartó las rojas.

El aspirante de Ciudadanos, Luis Salvador, también valoró el debate tras su presentación del día ante los medios. «¿Quién ganó?», pregunta el redactor, «vosotros estuvisteis delante, ganó quien tú vieras que ganó», responde el candidato, antes de hablar de imágenes «poco edificantes» y de respuestas vacías de propuestas... Sin mencionar a nadie.

Desde IU Podemos Adelante, el balance posdebate llegó a través de las redes sociales: «Solo Antonio Cambril tiene un plan económico claro y realista para el Ayuntamiento, no está nada claro cómo sacarán de la ruina los partidos (PP y PSOE) que han creado esa solución ni los que solo tienen unos planes económicos muy vagos».

En el caso de 'Vamos, Granada' no hubo referencia directa al debate, pero sí una mención implícita: «En plenos y debates es habitual ver a los cabeza de lista de algunos partidos a gritos, pero bajo la supuesta discrepancia se ocultan conformismo, resignación y falta de valentía. Marta Gutiérrez ha demostrado que no hace falta gritar para decir las cosas de manera contundente».

Son los mensajes de 'victoria' transmitidos ante los medios y en las redes. Pero el domingo de Las Batallas se acerca:los nervios, las malas proyecciones y el verdadero autoconvencimiento de victoria –con apoyos– van por dentro; no suenan ante los micros.