El candidato del PP de Íllora se rompe dos huesos al caerse cuando colgaba un cartel electoral

El candidato, en silla de ruedas tras el accidente/M. N.
El candidato, en silla de ruedas tras el accidente / M. N.

Tras fracturarse los dos calcáneos, José Manuel Muñoz afronta la recta final de la campaña en silla de ruedas pero con el ánimo en todo lo alto

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETEÍLLORA

Prometió dejarse la piel en la campaña pero no contaba con dejarse también dos huesos. El candidato del Partido Popular a la Alcaldía de Íllora, José Manuel Tejero, se ha fracturado los dos calcáneos, los huesos de los talones, al caerse desde lo alto de una escalera cuando colocaba un cartel electoral.

El accidente tuvo lugar en los primeros días de campaña. El candidato y su equipo se habían dado ya una paliza de colocar propaganda electoral en el municipio, que además de Íllora tiene otros seis núcleos de población (Alomartes, Tocón, Escóznar, Brácana, Obeilar y Ventas de Algarra) cuando le tocó el turno a Obéilar. José Manuel estaba colocando un cartel con su foto y el lema del PP de Íllora «Súmate. Ahora nuestro pueblo» subido a una escalera cuando perdió el equilibrio y sintió que, sí o sí, iba a acabar en el suelo. Para evitar males mayores optó por tirarse él mismo e intentar caer de pie. El resultado fue un rayo de dolor instantáneo al tocar el suelo y los dos huesos de los talones rotos.

A pesar de todo, José Manuel cree que fue buena idea lo de lanzarse en vertical cuando se vio perdido, porque desde una altura de casi dos metros la caída en otra posición podría haber tenido consecuencias bastante peores. El quirófano lo evitó en el último momento, pero la baja de dos meses más el proceso de rehabilitación de la lesión no se lo va a quitar nadie... Eso sí, la campaña electoral no se para. «Por suerte la lengua no me la he partido», bromea el candidato que está continuando con los actos previstos.

A pesar del lógico trastorno que está suponiendo para su vida y su trabajo como panadero, la lesión no ha hecho mella en el ánimo de este político local que si por algo es popular en su pueblo es por su buen humor. José Manuel es de los que sabe reírse de sí mismo y con los demás. Prefiere mirar la parte positiva del traspiés que ha generado una ola de cariño y de mensajes de ánimo por parte de sus vecinos y de compañeros, incluso de otros partidos y está convencido de que va a ser «un buen presagio» electoral. Y es que justo antes de las autonómicas también se cayó y luego se llevó la gran alegría de ver al PP gobernando la Junta. «Si lo sé, me caigo también en las nacionales», ríe.

El candidato asiste a un mitin en silla de ruedas
El candidato asiste a un mitin en silla de ruedas / M. N.

En unos tiempos en los que ser político está denostado, José Manuel cree que un accidente como este sirve también para reivindicar el mérito que tienen los candidatos locales y el trabajo que hacen, muchas veces anónimo, movidos por la pasión por la política y el amor a su pueblo. «Ser candidato es una profesión de riesgo», bromea José Manuel, que no es de los que se amilanan ante los contratiempos. De hecho, como buen político del PP en Íllora, donde siempre ha gobernado la izquierda, sabe lo que es tener las cosas difíciles. En la pasadas municipales el candidato de 49 años se estrenaba como cabeza de lista y logró los mejores resultados para el PP en la historia de este municipio. Ahora está convencido de que los va a mejorar el domingo. Por su parte lo está dando todo en esta inesperada campaña en silla de ruedas. Arropado por el equipo de los populares de Íllora, José Manuel está pidiendo a sus vecinos que le den una oportunidad, «porque tenemos la Junta de cara y esto no lo podemos desperdiciar».

Y aunque los pies los tiene hechos ciscos, la moral está más arriba que nunca. Está seguro de que todo lo que viene va a ser bueno para el PP de Íllora y que el de la farola será el único batacazo.